Plan de rescate financiero aprobado pero cae Wall Street

WASHINGTON (AFP) - Estados Unidos aprobó finalmente este viernes el plan de rescate del sistema bancario luego de dos semanas de negociaciones entre la administración Bush y el Congreso, pero la bolsa cayó en Wall Street y en las principales plazas latinoamericanas, en un ambiente de recelo y nervios.

La Cámara de Representantes estadounidense aprobó este viernes, por 263 votos contra 171, el amplio plan de rescate de 700.000 millones de dólares propuesto por el Tesoro y adoptado el miércoles por el Senado en su versión modificada.

Los representantes habían rechazado el lunes la primera versión, provocando un derrumbe general de las bolsas.

El presidente estadounidense George W. Bush se apresuró a promulgar el plan, al considerarlo vital "para ayudar a que la economía estadounidense supere la tormenta financiera".

El presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Ben Bernanke, se congratuló de la aprobación del plan y reiteró el compromiso de la institución para hacer todo lo posible a fin de facilitar el crédito.

Por su parte el secretario del Tesoro Henry Paulson afirmó que se implementará "rápidamente" el plan.

El debate de la "Ley de estabilización económica de urgencia 2008" en la Cámara de Representantes se inició poco después del anuncio de que la economía estadounidense perdió 159.000 empleos en setiembre, tras 73.000 en agosto, mientras que la tasa de desempleo se mantenía en 6,1% de la población activa, su nivel más alto en cinco años.

Además, el mundo financiero estadounidense vivió el viernes otro sobresalto: la adquisición del banco estadounidense en dificultades Wachovia por su rival Wells Fargo por cerca de 15.100 millones de dólares en acciones, según anunció esta entidad con sede en San Francisco (California, oeste).

Pese a la adopción del plan, la Bolsa de Nueva York terminó en baja, en un mercado nervioso y con recelos, que aún espera ver sus efectos concretos: el Dow Jones bajó 1,50% y el Nasdaq descendió 1,48%.

Las plazas latinoamericanas siguieron la tendencia de Wall Street y terminaron en clara baja.

En cambio, antes del voto en la cámara de Representantes, las bolsas europeas habían registrado al cierre fuertes alzas, alentadas por la posibilidad de que los legisladores votaran el esperado plan de rescate financiero.

Entre tanto, el euro remontaba levemente frente al dólar y los precios del petróleo se estabilizaban tras haber sufrido una caída de cinco dólares el jueves.

Por su lado, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, había defendido la necesidad de que se apruebe el plan de rescate, aunque precisó que quizás no significaría el fin de la crisis.

"Es claramente necesario que se adopte el plan del secretario (del Tesoro, Henry) Paulson" para hacer frente a esa "importante corrección", sentenció, antes de la votación en Washington.

El texto que llegó esta vez a los diputados es sensiblemente diferente al que votaron el lunes. Previo de su aprobación en el Senado, se le dieron varios retoques electoralistas con la esperanza de ablandar a los congresistas.

Así, los senadores añadieron 150.000 millones de dólares en deducciones fiscales y otras ayudas a los 700.000 millones con que el Tesoro pretende engrasar el sistema financiero.

Antes de la aprobación del proyecto, los bancos centrales siguieron bombeando reservas en el sistema financiero para evitar que se quede sin liquidez ni posibilidades de crédito.

El Banco de Japón (BoJ) anunció el viernes una inyección de 800.000 millones de yenes (5.500 millones de euros) en el sistema bancario del archipiélago, en lo que constituye su decimotercer día laborable consecutivo de intervención.

El BCE anunció también una inyección de 50.000 millones de dólares.

En la semana que acabó el 1 de octubre, los bancos estadounidenses tomaron prestados 368.000 millones de dólares a la tasa de descuento, casi el doble que la semana precedente, que ya había constituido un récord, según cifras de la Reserva Federal estadounidense (Fed).

En Europa, la cumbre que mantendrán el sábado los jefes de Estado o de gobierno de las principales economías del continente -Francia, Reino Unido, Alemania e Italia-, se vio precedida por el anuncio de que Francia ha entrado en recesión técnica.

Según previsiones del Instituto de estadística francés (INSEE) difundidas este viernes, el PIB francés tendrá un retroceso de 0,1% en el tercer y en el cuarto trimestre, tras haber retrocedido 0,3% en el segundo.

La recesión se define normalmente como el resultado de al menos dos trimestres consecutivos de retroceso del Producto Interior Bruto (PIB).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes