Pobres, víctimas preferidas de estafas piramidales

LA PAZ(AP). Familiares de inmigrantes que envían remesas a Bolivia, funcionarios públicos que cobraron jubilaciones en Perú, campesinos y gente de clase media en Colombia son el blanco preferido de las estafas piramidales, un delito inventado hace más de un siglo, que sigue cobrando víctimas, sobre todo entre los más pobres.

En Ecuador también fueron estafados jueces, políticos, jefes policiales y militares en un sonado caso descubierto en 2005 cuando el presunto estafador apareció muerto, según expertos que participaron en un Seminario Internacional sobre estafas en pirámide realizado en La Paz la semana pasada.

Miles de millones de dólares son captados por delincuentes que ni siquiera manejan un software sofisticado. "Un disco duro con la lista de los clientes es suficiente", dijo Camilo Valdivieso, asesor de la Superintendencia de Ecuador.

El dinero fluye tan rápido y en tal cantidad que en Perú las autoridades hallaron "habitaciones abarrotadas de billetes" enmohecidos en 1993 en una empresa intervenida, reveló Eduard Ascensio Domínguez de la Superintendencia de Banca y Seguros de ese país.

Con frecuencia cuando sale a luz pública el fraude provoca crisis sociales debido a que las víctimas, que se cuentan por miles, se movilizan, irónicamente en defensa del estafador, con la ilusión de recuperar sus ahorros.

"Esos desórdenes públicos impiden a veces que las autoridades actúen mejor", dijo Valdivieso. "Son masas activas que muchas veces son financiadas por los mismos estafadores", acotó Ascensio Domínguez.

El caso más reciente ocurre en Colombia, donde el gobierno acaba de intervenir varias de estas firmas ante la sospecha de que lavaban dinero del narcotráfico.

La más grande DMG, manejada por un ex panadero de 28 años estafó, según estimaciones de las autoridades, a 200,000 familias y captó ahorros de la gente por 435 millones de dólares sólo este año.

El caso tuvo repercusiones inmediatas en Ecuador donde la policía allanó locales de captación ilícita de dinero en Quito, Guayaquil, Cuenca y Lago Agrio.

Al principio estas operaciones son legales, operan silenciosamente, inventan empresas de fachada y hasta colocan anuncios en la televisión, lo que hace difícil detectarlas. Se ubican en barrios estratégicos donde fluye el comercio informal y captan ahorros con la promesa de jugosos intereses.

En Bolivia una de ellas llegó a financiar un equipo profesional de fútbol entre 1992 y 1993.

Una compañía intervenida en La Paz a principios de año prometía duplicar el capital ahorrado en ocho meses y ofrecía casas y autos para captar más dinero, dijo el superintendente de Bancos de Bolivia, Marcelo Sabalaga. Otra en Perú pagaba jugosas comisiones a clientes que convencían a otros a entregar sus ahorros. En Colombia ofrecían entre 70 y 150% de intereses mensuales.

Las estafas piramidales son organizadas alrededor de "negocios imposibles de realizar". "Funcionan mientras siguen ingresando fondos y llega un momento en que los depósitos de la base ya no cubren los intereses de los depósitos anteriores. En ese momento la pirámide colapsa y el estafador desaparece", explicó el investigador boliviano, Oscar Pamo.

No fue el caso de Colombia, donde DMG diseñó un sofisticado sistema de captación de recursos a través de la entrega de bienes, servicios y dinero en efectivo a cambio de ahorros. La empresa no había entrado en cesación de pagos, pero las autoridades la intervinieron ante la sospecha de que se alimentaba con recursos de actividades ilícitas.

El primer caso documentado de esta forma de estafa ocurrió en Boston, Estados Unidos, con el italiano Charles Ponzi, que amasó una fortuna después de la Primera Guerra Mundial con sellos postales.

Quizá la más grande sea la desbaratada en España en 2006. Unos 400,000 españoles perdieron hasta 5,100 millones de euros en un fraude piramidal basado en sellos postales que operó durante 25 años con la promesa de atractivos intereses, según se expuso en el seminario.

Esta forma de embaucar puede ser considerada como uno de los "virus financieros más perniciosos", señala un documento distribuido por los organizadores.

Florecen en medio de la crisis o en tiempos como los actuales de abundante liquidez financiera por el auge de precios de las exportaciones. "En los 80 fueron timados en Bolivia miles de mineros que habían cobrado sus indemnizaciones tras quedar cesantes. Cincuenta millones de dólares de unos 20,000 ahorristas se esfumaron entonces", señaló Sabalaga.

En Ecuador un notario del pueblo de Machala en la Provincia del Oro llegó a captar entre 400 y 1000 millones de dólares que se esfumaron entre 1992 y 2005 en un caso de novela que salió a la luz cuando el funcionario apareció muerto.

Entre los 30,000 depositantes figuraban empresarios, agricultores, jueces, militares, policías y profesionales. La conmoción fue tal en Ecuador, recordó Valdivieso, que la turba llegó a profanar la tumba del notario para cerciorarse que estaba muerto ante el rumor de que el hombre se había fugado con el dinero.

En Perú la empresa Clae desbaratada en 1993 estableció con eficacia mecanismos ilegales para garantizar el cobro de préstamos a través de un sistema de llegaba a utilizar la fuerza bruta. Más de 150,000 peruanos fueron estafados por un monto de 350 millones de dólares por un sujeto que tras salir de la cárcel por estafa volvió a engañar a gente que siguió confiando en él.

A principios de este año la Superintendencia de Bancos de Bolivia intervino la empresa Roghel de un persuasivo ex pastor evangélico que captó unos 40 millones de dólares a 20,000 personas en poco tiempo.

Los estafadores dicen a sus clientes que sus inversiones están afuera del país en empresas que operan en la bolsas pero que nadie conoce. Una de ellas, tras ser intervenida en Bolivia, colocó un aviso en los diarios anunciando que había sido estafada por su socia mayor por lo que los ejecutivos tuvieron que viajar a Estados Unidos para recuperar los dineros.

En Colombia uno de los abogados de DMG renunció a la defensa porque había sido engañado por sus clientes cuando presentó a dos extranjeros cercanos a esa empresa como socios de un conocido magnate estadounidense.

Los mecanismos de control no siempre son eficientes y oportunos, reconocieron los expertos y por ello recomendaron a los países a esforzarse para reforzar sus legislaciones frente a hábiles estafadores que se ingenian nuevos métodos para engañar a la ley.

Una tarea urgente, señalaron, es incrementar las campañas de información y prevención para evitar que más incautos caigan en la trampa.

Sabalaga señaló que "la norma debiera ser más severa porque desde el inicio el estafador tiene la intención de delinquir", lo que no está legislado.

Una gran mayoría de los víctimas son engañadas por una falsa ilusión pero otros son una mezcla de "ingenuos y malévolos", y por tanto se constituyen en cómplices, lo que tampoco legisla la ley, dijo el funcionario boliviano.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes