Portugal Telecom da también por concluida la venta de Vivo

Lisboa ( EFE). Portugal Telecom (PT) dió hoy por concluida la venta de su participación en la operadora brasileña de móviles Vivo a Telefónica y confirmó que ha recibido de la empresa española 4.500 millones de euros de los 7,500 acordados el pasado 28 de julio.

En un comunicado al regulador del mercado bursátil luso PT señala que el monto restante de la operación lo recibirá, como estaba previsto, en dos tramos, el primero de 1,000 millones de euros el próximo 30 de diciembre y el segundo, de 2,000 millones, el 31 de octubre de 2011.

También Telefónica informó en España del pago a la empresa lusa, que le ha dado el control del 50 por ciento que tenía en la sociedad conjunta Brasilcel, a su vez poseedora del 60 por ciento de la compañía líder del mercado brasileño de móviles.

En su comunicado a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios luso (CMVM) PT no comentó el destino de la suma recibida, que según anunció en julio aprovechará para comprar una participación en otra operadora brasileña, Oi.

Portugal Telecom informó, el mismo día del acuerdo con Telefónica sobre Vivo, que había llegado a otro compromiso para adquirir el 22,38 por ciento de Oi con una inversión máxima de 8,400 millones de reais (3,650 millones de euros).

La empresa portuguesa aspira además a tener " una participación relevante en la gestión" de la compañía brasileña, con la que todavía debe despejar varios trámites y procedimientos legales para hacer efectiva la compra de acciones.

Los 4,500 millones de euros que ha recibido hoy PT la desligan de Vivo y cierran un largo y varias veces tenso proceso de negociaciones.

Aunque arrancó oficialmente el pasado 6 de mayo los primeros antecedentes en la pugna por el control de la empresa brasileña se remontan a 2007 y según reveló el presidente del Consejo de Administración de PT, Henrique Granadeiro, hubo conversaciones " duras, difíciles, complejas, largas y hasta violentas".

Telefónica hizo su primera oferta por la posición de PT en Vivo el pasado 6 de mayo por un valor de 5,700 millones de euros, que fue rechazado de inmediato por la operadora lusa y aumentado el 1 de junio hasta 6,500 millones.

La empresa española volvió a elevar la cifra hasta 7,150 millones la noche anterior a la celebración de la asamblea general de accionistas de la compañía lusa que el 30 de junio se pronunció sobre la oferta inmediatamente anterior.

A pesar de que el 73,9 por ciento de los accionistas votaron entonces a favor de la venta de Vivo, el Gobierno luso la vetó con el argumento del valor "estratégico" de la inversión en Brasil y gracias a sus acciones minoritarias pero con derechos especiales en PT, la llamada " acción de oro".

Tras el acuerdo con Oi que permitirá a PT mantener su presencia en la antigua colonia lusa, el Gobierno socialista portugués dio el visto bueno a la venta a Telefónica, que entretanto subió su puja hasta los 7,500 millones de euros.

La operación, aprobada por unanimidad por el Consejo de Administración de Portugal Telecom, fue "una solución buena para todas las partes", según su presidente ejecutivo, Zeinal Bava, aunque recibió fuertes críticas de la oposición portuguesa, tanto de derechas como de izquierdas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes