Portugal garantiza solvencia del mayor banco luso

Autoridades en Portugal ofrecieron garantías el viernes sobre la solvencia del mayor banco portugués, intentando calmar las tensiones provocadas después de que los mercados financieros cayeran por temor a que los problemas del Banco Espirito Santo pudieran reavivar las dificultades financieras europeas.

También Banco Espirito Santo intentó calmar las preocupaciones de sus inversionistas sobre el riesgo al que le exponen las posibles suspensiones de pagos en préstamos a empresas en problemas en su grupo financiero e industrial. La entidad dijo que tiene una reserva de efectivo de 2.100 millones de euros (unos 2.800 millones de dólares), suficiente para cubrir su exposición a otras empresas del grupo Espirito Santo y mantenerse en las condiciones exigidas por los reguladores.

Los inversores parecieron quedar convencidos de que los problemas del banco no empeorarán, mientras las principales bolsas europeas se recuperaron el viernes de las fuertes pérdidas del día previo por los temores de que la crisis financiera regional todavía no ha concluido.

El principal índice de Portugal, que cayó 4% el jueves, el viernes cerró ganando 0,6%. La cotización de las acciones del banco se reanudó el viernes después de que el día previo fue suspendida luego de desplomarse más de 17%. El viernes su comportamiento fue volátil y cerraron perdiendo 5,5%.

El primer ministro y el banco central afirmaron que los balances auditados muestran que el Banco Espirito Santo es solvente y no supone un riesgo para el sistema financiero.

Las autoridades de la Unión Europea "no ven ninguna causa de preocupación fundamentada" y no planean intervenir, dijo el portavoz de la UE Simon O'Connor desde Bruselas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes