Portugal obtiene buena nota en primera inspección financiera

LISBOA ( AP). Portugal recibió el viernes la aprobación del FMI en el primer examen de las reformas exigidas a cambio de un crédito de rescate de 78.000 millones de euros (112.000 millones de dólares) otorgado en mayo, aunque los inspectores advirtieron que aún faltan las medidas más duras.

" En nuestra opinión, el programa va por buen camino", dijeron los inspectores en una declaración conjunta de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Los equipos de las tres entidades se encuentran en Lisboa desde el 1 de agosto.

Agregaron que se espera que el producto interno bruto y la inflación se mantengan el resto del año según lo pronosticado. El próximo examen será en noviembre.

Los inspectores ensalzaron el empeño del gobierno " en enmendar los recientes retrocesos en los controles del gasto público en el primer semestre", y opinaron que el déficit caerá a finales de año al 5,9% del PIB, de acuerdo con lo programado.

Empero, el funcionario del FMI Poul Thomsen indicó que " queda por hacer lo más difícil".

Advirtió que si no se adopta una reforma estructural de la economía, existe el riesgo de que el programa " insista demasiado en los recortes y sea insuficiente para fomentar el crecimiento".

Portugal debe abrir su economía a la competencia extranjera, reducir las pérdidas de las empresas públicas y achicar las contribuciones a la seguridad social para permitir el aumento del empleo, dijo Thomsen.

El viernes por la mañana el gobierno anunció que aumentó el impuesto al valor agregado (IVA) en la electricidad y gas natural del 5% al 23% y congeló los incrementos salariales de algunos funcionarios.

Esa medidas entrarán en vigencia en septiembre y paralizarán un planeado aumento de los salarios en los ministerios de Defensa y Administración Pública, anunció el ministro de Hacienda Vitor Gaspar.

Portugal, junto con Grecia e Irlanda, aceptó un plan de rescate financiero para evitar la bancarrota después que los inversionistas, nerviosos por la abultada deuda soberana, comenzaron a exigir elevados intereses para comprar los bonos del estado.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes