Presidenta Fernández destaca fortaleza de la macroeconomía

BUENOS AIRES (AP). La presidenta Cristina Fernández dijo ayer miércoles que la macroeconomía argentina atraviesa por una "muy buena" situación y que llamará a una mesa de diálogo a todos los sectores sociales para que el sector económico siga creciendo.

Como ejemplo de sus palabras, destacó que al 30 de junio último el superávit comercial asciende a 9.861 millones de dólares contra 5,632 millones "que teníamos a la misma altura el año pasado".

"Ese fue el mejor año (2008) en materia de exportaciones y superávit", destacó Fernández en un discurso en la ciudad de San Miguel de Tucumán, a unos 1,300 kilómetros de la capital argentina, y donde encabezó el acto central por el 193 aniversario de la independencia nacional

Luego convocó "al más amplio diálogo" a todos los actores sociales que participan de la economía, como los desocupados, y "no sólo los trabajadores y los empresarios".

La presidenta fijó tres ejes para el debate: economía, democracia y sociedad. "Lo que debemos hacer ahora en esta etapa es juntar a todos los actores sociales porque ya no hay posibilidades de discusiones parciales".

Además, subrayó que "la economía debe promover el bienestar de la sociedad" y que en la Argentina la situación es "muy buena en el análisis macro de la economía".

Fernández habló dos días después de haber reorganizado parte de su ministros, con la inclusión del nuevo jefe del gabinete ministerial, Aníbal Fernández y el ministro de Economía, Amado Boudou, además de otros funcionarios de segunda.

Fernández, que era ministro de Justicia y Seguridad, reemplazó a Sergio Massa y Boudou, que era titular de la Administración Nacional de Seguridad Social, sucede en Economía a Carlos Fernández.

Massa, Fernández y el resto de ministros pusieron sus cargos a disposición de la mandataria luego de los adversos resultados para el oficialismo de los comicios legislativos del 28 de junio, por lo que su relevo fue decidido por la presidenta.

Una serie de cambios en el gabinete se vienen registrando desde las elecciones que le costaron al oficialismo la mayoría en ambas cámaras del Congreso y significaron un revés a las aspiraciones de la mandataria y de su esposo y ex presidente, Néstor Kirchner, de cara a las presidenciales de 2011.

El propio Kirchner, candidato a diputado que salió derrotado en la provincia de Buenos Aires, el distrito electoral más importante del país, renunció a la jefatura del Partido Justicialista (Peronista).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes