Presidente italiano Mattarella advierte sobre el presupuesto

La Constitución italiana exige respeto al equilibrio presupuestario y un nivel de deuda sostenible, advirtió este sábado el presidente de Italia, Sergio Mattarella, tras el anuncio de un déficit del 2,4% del PIB en Italia para los próximos tres años.

Por su parte, el viceprimer ministro, el ultraderechista y ministro del Interior Matteo Salvini, afirmó que si la Comisión Europea no acepta el presupuesto, "me da lo mismo, lo hago igual"

"La Constitución italiana, nuestra Constitución, en su artículo 97 estipula que debe asegurarse un presupuesto equilibrado y la sostenibilidad de la deuda pública", declaró el jefe del Estado, al recibir a una delegación de jóvenes italianos.

La declaración de Mattarella, que dispone de pocos poderes pero sí de una autoridad respetada, inmediatamente desató las críticas de Salvini, uno de los dos pilares de la coalición de gobierno.

"Que el presidente se quede tranquilo, después de años de presupuestos impuestos por Europa que han hecho explotar el déficit público (alcanzando topes históricos), finalmente cambiamos el rumbo y apostamos por el porvenir y el crecimiento", reaccionó el líder de la Liga (extrema derecha) en un comunicado.

El presidente italiano, garante de la Constitución, promulga las leyes y tiene el poder de disolver ambas cámaras (diputados y senadores). En mayo pasado, se negó a nominar a Paolo Savona, un economista euroescéptico propuesto por la mayoría actual, en nombre de la defensa de los intereses de los ahorristas. Con este mismo argumento el jefe del Estado italiano invocó este sábado la necesidad de respetar los equilibrios presupuestarios.

El nuevo gobierno italiano ha propuesto establecer en el 2,4% del Producto Interior Bruto (PIB) el déficit público para los próximos tres años, contra el 0,8% que el anterior gobierno de centroizquierda se había comprometido a mantener.

La Comisión Europea, que examinará este proyecto a partir del 15 de octubre, considera que está fuera de las reglas. Esta decisión del gobierno italiano también ha causado tensiones en los mercados financieros.

La tasa de endeudamiento de Italia se ha elevado drásticamente, en tanto la Bolsa de Milán perdió el viernes un 3,7%, arrastrada por los bancos, cuyas acciones registraron caídas entre 7 y 9%.

Roma también corre el peligro de un nuevo tope del "spread", la diferencia entre la tasa de endeudamiento italiana y la alemana, que superó los 300 puntos en mayo, a causa de las preocupaciones por la futura política.

Además, cuanto más altas sean las tasas, también será mayor el costo de los reembolsos para el Estado, lo que reduce su margen de maniobra financiera.

ob/age/pb

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes