Proliferan las bicicletas con motor en China

SHANGHAI (AP). Es un placer muy simple, pero Xu Beilu lo saborea diariamente con fruición: sortear el tránsito con su bicicleta motorizada, con una sensación de libertad en medio de las masas pedaleantes.

China, la capital mundial de las bicicletas _una por cada tres habitantes_ se está electrificando.

Los trabajadores, cansados del transporte público atestado o de pedalear largas distancias hasta su trabajo, se están modernizando con bicicletas impulsadas a baterías o motonetas. Incluso algunos que pueden comprarse autos optan por las bicicletas eléctricas para evitar los atosigamientos del tránsito y la costosa gasolina.

La bicicleta era un símbolo vívido de China en la era doctrinaria del comunismo, cuando prácticamente nadie tenía auto. Aun ahora, casi dos décadas después que la nación empezó el gran salto hacia el capitalismo, todavía tiene 430 millones de bicicletas según recuento del gobierno, que superan a las bicicletas eléctricas y las motonetas en proporción de 7-1.

Pero la producción de las eléctricas ha aumentado de menos de 200,000 hace ocho años a 22 millones el año pasado, mayormente para el mercado nacional. La industria calcula que hay unos 65 millones en las carreteras chinas.

Las ventas de automóviles también están floreciendo pero todavía hay sólo 24 millones para uso civil, porque pocos de los 1,300 millones de chinos pueden comprarlos. Y al contrario de muchas otras naciones en desarrollo, las ciudades chinas todavía tienen numerosos senderos para bicicletas, aun cuando algunos han dejado paso a los automóviles y autobuses.

Los propietarios de bicis eléctricas se movilizan por la mañana o tarde por la noche, con clima propicio o mal tiempo. Cuando llueve se enfundan en sus capas de plástico. En los días soleados las mujeres usan guantes, delantales blancos de mangas largas y viseras.

Uno de ellos es Xu, en su bici eléctrica Yamaha, cuyo viaje demora media hora desde su departamento hasta su trabajo como gerente de mercadeo. Había pensado comprarse un automóvil pero abandonó la idea. "Es obvio que manejar sería más cómodo, pero es caro", agregó.

"Me gusta montar mi bicicleta eléctrica durante la hora de mayor congestión vehicular, y algunas veces me río de las personas que se quedan estancadas en taxis. Es tan conveniente y de gran ayuda en Shanghai, donde el tráfico está empeorando".

La tendencia se expande cada vez en Estados Unidos y en otros lugares.

En el Japón, la bicicletas inyectables son las favoritas de empresas preocupadas por el costo y para usuarios de mayor edad. "Muchos empleados de empresas han comenzado a usarlas para visitar a clientes en vez de ir en automóviles, con el objeto de ahorrar el costo de combustible", dijo Miyuki Kimizuka del Instituto de Promoción de la Bicicleta en el Japón, un grupo de la industria privada.

Los australianos usan bicicletas eléctricas en los pueblos rurales que carecen de servicio de transporte de autobús y de trenes. Tony Morgan, director general de la empresa The Electric Bicycle, el principal fabricante del país y vendedor de bicicletas eléctricas, afirmó que había vendido 20,000 bicicletas en la década pasada, por un precio de 800 a 1,600 dólares.

En Holanda, un país donde la bicicleta siempre fue un popular medio de transporte, la industria dijo que las ventas superaron las 138,000 unidades el año pasado.

En la India, Vietnam y en otros países en desarrollo, la competencia con las motonetas, al igual que la carencia de carriles para bicicletas y de otras comodidades en la infraestructura vial, constituyen un obstáculo.

Las ventas en la India han aumentado en un 15% anual a 130,000 unidades, favorecidas en parte por el subsidio de 150 dólares que da el gobierno a fin de reducir el costo de una bicicleta convencional. Pero son superadas ampliamente por millones de nuevas motocicletas que circulan por las calles de la India.

En China, las bicicletas eléctricas se venden por 250 a 450 dólares. No se requiere de casco protector, ni de licencia de conducir, ni son afectadas por las restricciones que muchas ciudades imponen a los medios de transporte motorizados de dos llantas, que usan combustible.

El costo para cargar una bicicleta es de 15 centavos de dólar --el costo de un pasaje-- para las necesidades de un día, afirmó Guo Jianrong, director de la Asociación de Bicicletas de Shanghai.

"Para nosotros, esas son herramientas de transporte", afirmó Guo. "No somos como los estadounidenses ni los europeos, que recurren a la bicicleta como recreo o ejercicio.

La bici eléctrica no emite gases tóxicos, aunque usa electricidad de las plantas de energía que sí lo hacen. Existe gran preocupación por los riesgos de salud que implican la producción, el reciclaje y los desechos de las baterías de ácido de plomo.

Aunque China comienza a producir más bicicletas con baterías de níquel o litio, el 98% son de ácido de plomo, señaló Guo.

"Tratamos de perfeccionar la tecnología de las baterías de litio a fin de vender a nivel internacional", dijo Hu Gang, portavoz de la firma Xinri E-Vehicle Group, el principal fabricante de las bicicletas eléctrica, cuyas ventas ascendieron a más de 2 millones de unidades el año pasado.

El objetivo de impulsar la producción a más de 5 millones de unidades para el 2013, agregó.

"No es que seamos tan ambiciosos", destacó Hu. "Es sólo que la industria está creciendo aceleradamente", agregó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes