Puerto Rico necesita más gente dispuesta a cortar café

SAN JUAN, Puerto Rico ( AP). Puerto Rico está reclutando presos, adolescentes problemáticos y trabajadores despedidos para recobrar su época de gloria como productor del café que en el pasado deleitó al Vaticano y la realeza europea.

La isla tiene una tasa de desempleo de casi el 17% _mayor que cualquier estado norteamericano_ pero enfrenta dificultades para conseguir cortadores de café.

El secretario de Agricultura, Javier Rivera, advierte que Puerto Rico perderá hasta un 30% de su cosecha este año a causa de la escasez de trabajadores.

" No hay una varita mágica que solucione inmediatamente la situación", afirmó.

Se necesitan unos 14,000 trabajadores para recoger los granos de café en las regiones central y occidental, pero sólo se dispone de la mitad para una industria que ganó 35 millones de dólares el año pasado, dijo.

En el 2009, Puerto Rico perdió unos 6 millones de dólares como resultado del problema, afirmó Rivera.

Gente como Eduardo Torres, de 51 años, que empezó a trabajar cortando café a los 9 años, es difícil de hallar e incluso más difícil de retener.

Torres lo sabe bien. Enseñó la actividad a su hija y dos hijos. La muchacha dejó de cortar café cuando se casó y uno de los varones se fue a trabajar a un restaurante chino.

Pero Torres todavía sigue. " Logro ganar lo suficiente", explicó.

Los recolectores de café ganan de 5 a 7 dólares por cada 13 kilogramos (28 libras) de granos recogidos, pero el gobierno dice que la gente prefiere actualmente trabajar en construcción o seguir desempleada y cobrar beneficios en vez de trabajar en los cultivos bajo el sol abrasador.

El año pasado, el gobierno aprobó una ley para quienes reciban ayuda federal y ganen salarios agrícolas no vean reducir sus beneficios.

Rivera dice que trata de aumentar la fuerza laboral buscando a grupos no tradicionales. "Tenemos que encontrar gente ávida de trabajar", dijo.

Unos 300 presos han cortado café a cambio de la paga y la reducción de diez días de su sentencia por cada mes trabajado.

Pero como los agricultores suelen resistirse a emplearlos, el gobierno está reclutando a adolescentes necesitados e insta a las escuelas a organizar viajes a los cafetales para que los niños no desestimen esa actividad como exclusiva de los inmigrantes ilegales, agregó Rivera.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes