El Ramadán beneficia a los comerciantes

El Ramadán, el mes más sagrado para el islam, representa una bonanza para los comerciantes minoristas en el Oriente Medio, el sur de Asia y más allá. Algunos musulmanes temen que se esté comercializando demasiado un momento sagrado del año.

El mes que tiene el propósito de ser un período de renovación espiritual, y que concluye este fin de semana, es un ejercicio de discreción durante el cual los musulmanes se abstienen de ingerir alimentos y agua desde el amanecer hasta la puesta del sol.

Pero para los negocios, desde California hasta El Cairo y desde Dubái a Dhaka, también es un período de ventas jugosas.

La casa de modas estadounidense DKNY lanzó una colección de Ramadán para los árabes acaudalados. La colección se presentó en locales de la marca en todo el Golfo Pérsico.

Tamara Al Gabbani, modelo y estilista de la colección, se manifestó satisfecha de que la empresa hubiese asumido un riesgo ofreciendo los modelos modestos. "Considero realmente importante que el mundo sea uno solo y el hecho de que una marca estadounidense, basada en Nueva York, venga a decirnos 'sabemos que este es un momento hermoso del año para ustedes y les hemos hecho esto'. Me encanta", afirmó.

Al Gabbani también tiene una línea de prendas de vestir para las mujeres del Golfo. Más de 50 caftanes elaborados, a un costo de hasta 550 dólares, se vendieron en la primera semana del Ramadán.

Una tienda de Macy's en California dio la bienvenida a los compradores musulmanes con un cartel en la entrada que decía "Feliz Ramadán". El Servicio Postal de Estados Unidos emite sellos conmemorativos de Eid al-Fitr, la celebración de tres días que marca el fin del Ramadán.

Por su parte Google ha preparado un portal para Ramadán con fotos y recetas populares de cocina para el momento en que concluye el ayuno. Varias empresas de teléfonos celulares ofrecen aplicaciones de Ramadán con las plegarias correspondientes.

Un estudio de comercialización difundido por el Consorcio Estadounidense del Consumidor Musulmán, en conjunción con DinarStandard, halló que de los 2.000 millones de musulmanes en el mundo, hay unos 9 millones en América del Norte y 60 millones en Europa.

Según Sabiha Ansari, cofundadora de AMCC, el poder adquisitivo de los musulmanes en Estados Unidos representa más de 100.000 millones de dólares. Dijo que por lo menos un local de Starbucks en Estados Unidos se quedó abierto más tarde durante el Ramadán para los clientes que ayunaban durante el día.

"Confiamos en que otros minoristas empiecen a reconocer a los musulmanes como un grupo de solidez económica", comentó. "Los musulmanes estadounidenses son educados, gustan de la moda y tienen solvencia económica. Quieren integrar los valores de su fe con los de ser estadounidense, y este puede ser un aspecto muy positivo".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes