Raúl Castro promueve cambios económicos

LA HABANA (AP). El presidente cubano Raúl Castro advirtió el sábado a los legisladores que está en juego el futuro de la revolución del país mientras el gobierno intenta aplicar amplias reformas económicas, y añadió que los cambios buscan fortalecer el socialismo, no reemplazarlo.

"Se está jugando la vida la Revolución", aseguró Castro en un discurso de dos horas en la clausura de la segunda reunión semestral de la asamblea nacional de la isla.

Cuba ha anunciado que despedirá a medio millón de trabajadores de las saturadas empresas estatales, a la vez que permite más libertad de empresa. También ha comenzado a reducir muchos de los subsidios de los que dependen los cubanos para compensar los salarios que promedian apenas 20 dólares mensuales.

Castro ha dicho que los cambios son necesarios para aumentar notablemente la baja productividad y que, una vez que eso ocurra, el nivel de vida empezará a subir. Instó a sus compatriotas a aceptar los cambios y advirtió que cualquiera que no lo haga, se quedará relegado.

Castro dijo que el futuro de la revolución está en juego y que hay "necesidad y urgencia de introducir cambios estratégicos en el funcionamiento de la economía, con el propósito de hacer sustentable e irreversible el Socialismo en Cuba", afirmó.

Repitió su afirmación de que las iniciativas de libre empresa limitada que se han inyectado en la economía cubana no significan el fin del ideal de la revolución de crear una sociedad igualitaria.

El ministro de Economía de Cuba, quien también habló ante los legisladores, dijo que el gobierno espera que la economía crezca un 3,1% en 2011, frente al 2,1% este año.

El icono de la Revolución Cubana Fidel Castro no estuvo presente en el encuentro. Normalmente se deja vacío un sillón ceremonial en representación del ex presidente, incluso con un vaso de agua al frente. Este año se prescindió de esa tradición.

Raúl Castro también usó el discurso para fustigar a Washington por su política hacia Cuba, diciendo que se ha mostrado completamente cerrado a la posibilidad de mejorar las relaciones bilaterales.

"En las relaciones con los Estados Unidos no se aprecia la menor voluntad de rectificar la política contra Cuba, ni siquiera eliminar sus aspectos más irracionales", dijo. "La política de Estados Unidos contra Cuba no tiene la menor credibilidad", añadió.

Washington ha mantenido un embargo económico contra el país comunista desde hace 48 años e impide que la mayoría de los turistas de Estados Unidos visiten la isla. A pesar de las esperanzas de muchos de que el presidente Barack Obama abriera la puerta a una nueva era en las relaciones cubano-estadounidenses, ha cambiado poco y los países siguen siendo enemigos.

Dos cables diplomáticos de Estados Unidos de finales de 2009 divulgados recientemente por WikiLeaks indicaban que Castro tal vez guardaba esperanzas de un cambio, al solicitar a través de un alto diplomático español que se abriera un nuevo canal secreto entre él y la Casa Blanca. Sin embargo, ese intento fue rechazado.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes