Reclamo brasileño por nueva "arquitectura financiera"

SAO PAULO (AFP). Responsables de las economías del G-20 de países ricos y emergentes abrieron el sábado una reunión de dos días con el reclamo de Brasil de coordinar con los países en desarrollo acciones contra la crisis que nació en los industrializados y se extendió por el mundo.

"Esta es una crisis global y exige soluciones globales. Es el momento de formular propuestas para un cambio sustantivo en la arquitectura financiera mundial", expresó el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, al abrir las deliberaciones.

Lula reclamó "acciones coordinadas" contra la crisis. "Miles de millones de seres humanos esperan que estemos a la altura de los desafíos que la realidad nos colocó por delante. No podemos, no debemos, y no tenemos el derecho de fallar", advirtió Lula.

"Precisamos de una nueva gobernanza, más abierta y participativa", afirmó, y reclamó "un pacto entre gobiernos para una nueva arquitectura financiera mundial, capaz de promover seguridad y desarrollo en bases equitativas para todos".

A la reunión del Grupo de los 20 (G20) asisten ministros de Hacienda y titulares de Bancos Centrales de ese club formado por el Grupo de los Siete países más industrializados del mundo (G-7), la Unión Europea y una docena de emergentes, entre ellos China, Rusia, Brasil, India, México y Argentina. También asisten los titulares del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial (BM).

La reunión de Sao Paulo preparará la cumbre del bloque convocada del próximo sábado en Washington. La Casa Blanca ya adelantó que no se deben esperar medidas concretas y analistas sostienen que Washington no quiere asumir compromisos cuando el presidente George W. Bush está dejando su puesto a Barack Obama, que asumirá el 20 de enero.

El director general del FMI, Dominique Strauss-Kahn, sostuvo que la cumbre de Washington "no creará un nuevo tratado internacional", según una entrevista publicada este sábado por el diario británico Financial Times.

Lula remarcó que los emergentes deben ser tomados en cuenta a la hora de tomar decisiones y advirtió que ya caducó el G-7; el bloque formado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido y que es el principal referente de la marcha de la economía mundial.

"El G7 no tiene más condiciones de conducir los asuntos económicos del mundo. La contribución de los países emergentes es también esencial", acotó.

Para Lula, el sistema financiero "cayó como un castillo de naipes, y con él se vino abajo la fé dogmática en el principio de la no intervención del Estado en la economía. Muchos de los que abominaban el papel del estado en la economía pasaron a pedir desesperadamente su ayuda".

El viernes, el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, mantuvo reuniones con sus pares de Rusia, India y China y afirmó que los cuatro gigantes consideran "necesario reformular el sistema financiero mundial".

Casi al mismo tiempo, los líderes europeos se reunieron en Bruselas y coincidieron en anunciar una "posición común" sobre la reforma del sistema financiero mundial antes de la Cumbre de Washington.

"Europa irá a Washington con la voluntad de defender una línea, la de la transparencia y la refundación", expresó el presidente francés Nicolas Sarkozy.

La UE incluso quiere una segunda cumbre del G20 de países industrializados y potencias emergentes sobre la reforma del sistema financiero mundial "100 días". Esto es a fines de febrero, cuando Barack Obama ya estará instalado en la Casa Blanca.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes