Rediseño de interruptores de GM salió mal

Los interruptores de encendido de vehículos General Motors que ocasionaron fallas mortales surgieron de un esfuerzo por mejorar los carros.

Cuando la empresa comenzó a desarrollar nuevos vehículos compactos a finales de los años 90, escuchó a los clientes que se quejaban de los interruptores que se sentían "baratos" y que requerían demasiado esfuerzo para activarlos. Fue entonces que la automotriz decidió fabricar interruptores que funcionaran mejor y que dieran la impresión de un mejor diseño, declaró un ingeniero de GM durante una declaración jurada como parte de una demanda en la primavera de 2013.

Sin embargo, los interruptores estaban demasiado flojos, lo que eventualmente causó la muerte de 13 personas, más de 50 accidentes vehiculares y una serie de problemas legales para la automotriz.

El exfiscal federal Anton Valukas, contratado en marzo por GM para investigar esos problemas, dijo el mes pasado ante una comisión legislativa federal que la empresa quiso que cada interruptor "se sintiera como un carro deportivo europeo o algo así". Después de años detrás de sus rivales japoneses, la empresa de Detroit estaba ansiosa por hacer vehículos compactos mejores y más competitivos.

Pero como resultado, los nuevos interruptores en modelos como el Chevrolet Cobalt y Saturn inesperadamente se cambiaban de "encendido" a "apagado", lo que hacía que el motor se apagara. A su vez, esto provocaba que los conductores perdieran el control del vehículo y que las bolsas de aire no se activaran en caso de choque. GM dijo que el problema causó al menos 13 muertes, pero algunos legisladores han dicho que son casi 100.

El problema hizo que GM llamara a reparación 2,6 millones de vehículos en febrero y obligó a la empresa a admitir que conoció los problemas de los interruptores más de 10 años ates de hacer algo al respecto. La preocupación por la seguridad hizo que la empresa haya realizado 54 llamados a revisión en lo que va del año, que cubren a un total de 29 millones de vehículos.

The Associated Press rastreó la historia de las fallas tras la declaración judicial del ingeniero de interruptores de GM Ray DeGiorgio, que fue dada a conocer por una subcomisión de la Cámara de Representantes.

Según Valukas, cuando Delphi, el proveedor de los interruptores, dijo que giraban muy fácilmente, el ingeniero DeGiorgio le pidió no cambiarlos porque le preocupaba que cualquier alteración mecánica pudiera afectar la operación eléctrica.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes