Reducción de vuelos, gran golpe para turismo en el Caribe

SAN JUAN (AP). El alto costo del combustible de los aviones y la debilidad de la economía estadounidense amenazan con hundir la industria turística del Caribe.

Los precios de los pasajes aéreos subieron marcadamente y se redujo el número de vuelos a las islas, lo que trajo aparejada una merma en la cantidad de turistas, que son una fuente de ingresos vital para estas naciones.

El turismo es una piedra fundamental de la economía caribeña, que el año pasado recibió 15 millones de visitantes, atraídos por las playas y los demás encantos de las islas.

"Están en juego miles de millones de dólares en inversiones y miles de puestos de trabajo", expresó Allen Chastanet, presidente de la Organización Caribeña de Turismo.

Las aerolíneas están reduciendo sus servicios a nivel mundial porque los pasajeros no están dispuestos a pagar los nuevos precios de los pasajes, que subieron para compensar el aumento de gasolina. El Caribe es particularmente vulnerable porque una sola aerolínea que enfrenta problemas, American, controla buena parte del mercado.

American, por ejemplo, transportó al 60% de los pasajeros que viajaron a Puerto Rico el año pasado. Pero se propone reducir los vuelos a esta isla de 93 a 51. Y suspenderá sus servicios a Santo Domingo, Antigua, San Martín, Aruba y Samaná, República Dominicana, según su ejecutiva Minnette Vélez.

La disminución de los vuelos a Puerto Rico podría afectar la industria de los cruceros, dado que será más difícil llegar a la isla para abordar los barcos. Diez cruceros iniciaron sus recorridos en Puerto Rico el año pasado.

En lugar de aumentar los precios de los pasajes a un nivel que los haría prohibitivos, las aerolíneas estadounidenses optaron por limitar el número de vuelos y reducir su capacidad, indicó Vélez. "Los vuelos en avión serían totalmente inaccesibles si aumentamos los precios de los pasajes al mismo ritmo con que aumentan los precios del petróleo", afirmó.

Otras aerolíneas están tomando medidas similares. Spirit Airlines dijo hace poco que cerrará su centro de operaciones en San Juan y se espera que Continental anuncie pronto recortes en los vuelos.

El Caribe es todavía un destino al alcance del bolsillo de la mayoría de los turistas con ciertos medios, pero los hoteles "que atraen familias que quieren alternativas más económicas están metidos en un lío", sostuvo Christopher Hart, profesor de la Facultad de Administración de Hoteles de la Cornell University.

Las aerolíneas están reduciendo sus vuelos a pesar de que el año pasado aumentó el turismo en la mayoría de las islas, según la Organización Caribeña de Turismo. La República Dominicana informó haber recibido 407.000 turistas, lo que representa un incremento del 6% en relación con el 2006. Antigua, Santa Lucía y Jamaica tuvieron aumentos superiores al 10%.

Ahora las islas temen más recortes.

"Esto apenas empieza", se lamentó Peter Muller, un alemán propietario del Hotel Coyamar de Samaná.

"Va a llegar el momento en el que no valdrá la pena mantener el aeropuerto abierto", agregó.

En Antigua, los funcionarios de turismo trataron de atraer visitantes con un festival musical que incluyó a Lionel Richie y Kenny Rogers el 14 y 15 de junio. La mayoría de los asistentes, sin embargo, fueron residentes de la isla, según el organizador del festival Alvin Edwards.

Puerto Rico, que es el principal puerto de acceso al resto del Caribe, ofreció reducir los aranceles que cobra a las aerolíneas en un 45% durante la temporada de baja como incentivo para que reconsideren sus recortes de vuelos.

Yendo contra la corriente, JetBlue planea iniciar vuelos diarios a Puerto Rico desde Nueva York, Orlando y Boston a fin de año. Y se habla de que Virgin Atlantic también agregaría más vuelos entre Estados Unidos y las islas.

"Donde las cosas no funcionan es en Estados Unidos", declaró a la AP el presidente de Virgin Atlantic Richard Branson. "La nuestra es una gran aerolínea, a la que le va muy bien. Tenemos aviones jóvenes, que consumen menos combustible que los de American".

Antigua recibirá un nuevo vuelo dentro de poco, pues Delta acaba de anunciar uno de Nueva York a esta isla.

Y otras aerolíneas pequeñas, como LIAT y Air Jamaica, se proponen añadir más vuelos para llenar el vacío que dejará American, según Chastanet, quien es ministro de turismo de Santa Lucía.

Algunas islas le están apuntando a Europa, donde el euro está muy fuerte.

"Es una buena oportunidad por la fortaleza del euro", señaló Allegra Kean-Moorehead, del departamento de turismo de las Islas Vírgenes Estadounidenses. "Es un mercado con un potencial enorme".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes