Reembolso fiscal excluye a muchos con cónyuges extranjeros

SAN FRANCISCO (AP). Cuando Maulit Shelat se enteró del plan del gobierno del presidente Georga W. Bush para estimular la economía enviando cheques de reembolso fiscal a los estadounidenses, se sentó con su esposa a planear qué hacer con el dinero.

Pero Shelat está casado con una extranjera que aún no ha completado el largo proceso que le permite solicitar un número de seguridad social. Eso hace que incluso él no tenga derecho a recibir los cheques que comenzaron a ser emitidos la semana pasada, porque ambos presentaron conjuntamente sus documentos de impuestos.

Shelat está entre más de un millón de contribuyentes _ desde inmigrantes legales hasta soldados en el extranjero _ que no recibirán su parte del paquete de estímulo a causa de una provisión dirigida a impedir que inmigrantes ilegales reciban los reembolsos.

Cuando los legisladores decidieron aprobar los cheques, que van desde 300 a 600 dólares por contribuyente adulto, más 300 por cada niño, formularon la ley de forma en que solamente los que tienen número de seguridad social pudieran recibirlos.

La regla afectó a muchos contribuyentes que habrían tenido derecho al reembolso. Entre ellos, algunos de los soldados en el exterior que se han casado con extranjeros.

"Que un soldado norteamericano casado con alguien de otro país y está esperando que un pedido de inmigración sea aprobado no reciba su cheque es estúpido", dijo la representante demócrata Zoe Lofgren, cuyo distrito incluye el llamado Valle del Silicio, donde viven muchos de los afectados por la medida.

En esa zona, considerada la Meca de las empresas de alta tecnología, trabajan muchos de los entre 600.000 y 800.000 inmigrantes, expertos en el ramo, que recibieron visas para laborar en Estados Unidos, como Shelat o como Ranjeet Kumar, ingeniero de software que ha trabajado en California durante ocho años.

"Mis amigos, mis colegas de trabajo, todos están recibiendo esto pero yo no", lamentó Kumar, cuya esposa se encuentra legalmente en Estados Unidos, pero su estado de inmigración no le permite trabajar ni solicitar un número de Seguridad Social. La pareja presentó una declaración conjunta de impuestos pero no pudo recibir el reembolso de 1.200 dólares que otros matrimonios obtendrían.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes