Referéndum griego pone en peligro planes europeos para la deuda

ATENAS (AP). El nuevo plan de la Unión Europea para resolver su crisis deudora y restaurar la fe en la economía global quedó sumido en el caos por el sorprendente anuncio del primer ministro griego de convocar a un referéndum sobre el más reciente paquete de rescate al país.

Un voto de "No" pudiera crear un devastador impago de la deuda en Atenas que causaría desplomes bancarios en Europa, nuevas recesiones en el mundo desarrollado y llevaría a la salida de Grecia de la zona del euro.

Los mercados de valores en todo el mundo se desplomaron el martes, especialmente en Europa, donde la bolsa ateniense cayó 6,8%, lastrada por preocupaciones de que el torbellino político pudiera causar la caída del gobierno.

Meses de incertidumbre sobre la votación, a celebrarse a principios del año próximo, amenazarán la estabilidad de economías mayores, como la de Italia, cuyas tasas crediticias subieron considerablemente el martes pero que resultaría demasiado cara para rescatar.

El torbellino además obstaculizará los esfuerzos de líderes europeos para implementar sus medidas anti crisis, tales como conseguir que países como China contribuyan a su extendido fondo de rescates y convencer a los bancos a aceptar considerables pérdidas en sus intereses en la deuda griega.

"Aunque (el referéndum) pudiera ser lo más democrático... ¿qué va a suceder si los griegos votan 'No'?, algo que es posible dado lo impopular que el plan de rescate parece ser entre los votantes griegos", dijo Michael Hewson, analista en CMC Markets. "El resultado pudiera ser el desplome total del sistema bancario europeo y hundir a Europa en un caos".

El primer ministro George Papandreou sorprendió a los inversionistas, además de a sus ciudadanos, parlamentarios de su partido y socios de la eurozona al anunciar el lunes por la noche que se iba a celebrar un plebiscito, en lo que llamó "un acto supremo de democracia y patriotismo para que el pueblo tome su propia decisión".

Se realizará un voto de confianza en el gobierno socialista al final de la semana, y no está claro si el gobierno socialista iba a ganarlo.

Papandreu vio su mayoría parlamentaria reducida a dos escaños el martes cuando una legisladora abandonó el partido de gobierno, mientras que otros dos parlamentarios llamaron al premier a renunciar. Al menos otros cinco legisladores socialistas pidieron el mes pasado la formación de un gobierno de unidad nacional con otros partidos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes