Republicanos en el Senado buscan bloquear plan de empleo de Obama

WASHINGTON (AP). El proyecto de ley del presidente de Estados, Unidos Barack Obama, sobre empleo tienen altas probabilidades de que fracase debido a que los republicanos se oponen a sus componentes de gasto y a su recargo tributario para los millonarios.

Obama ha realizado un esfuerzo tipo campaña para unir a los votantes en apoyo a una medida de 447.000 millones de dólares que se espera sea sometida a votación el martes en el Senado.

El proyecto de ley combina las reducciones fiscales de nómina para trabajadores y empresarios que inviertan en proyectos de infraestructura y en subsidio de desempleo con ayuda a los gobiernos municipales para evitar el despido de profesores, bomberos y oficiales de policía.

La Casa Blanca menciona lo dicho por economistas como Mark Zandi, de Moody's Analytics, quien predice que las medidas aportarían dos puntos porcentuales de crecimiento a la economía, agregaría 1,9 millones de trabajos en nómina y reduciría el desempleo por un punto porcentual.

Los republicanos dicen que la propuesta sería otro costoso fallo en gastos por estímulos.

El presidente ha estado batallando con las encuestas de opinión en su cruzada por la medida que siempre ha sido una gran apuesta dado que los republicanos controlan la Cámara de Representantes y pueden utilizar maniobras para bloquear un voto en el Senado.

No obstante, Obama ha presionado al dividido Congreso para que apruebe la medida en su totalidad en lugar de buscar un acuerdo con sus rivales republicanos.

"Este no es el momento de los juegos de siempre o del atolladero político en Washington", dijo Obama este fin de semana en su programa de radio. "Cualquier senador que esté pensando en votar contra estos empleos necesita explicar por qué se opondría a algo que sabemos que mejorará nuestra situación económica".

Mientras los republicanos respaldaron el recorte fiscal a las nóminas y apoyaron elementos como seguir con las exenciones tributarias para las inversiones en equipo de las empresas, se oponen categóricamente a aumentar el gasto y dicen que subir los impuestos a los estadounidenses más acaudalados afectará a los pequeños negocios.

"No es una iniciativa laboral. Desde nuestro punto de vista es otra iniciativa de estímulo", dijo la semana pasada el líder de la minoría en el Senado, Mitch MConnell, al canal Fox News. "Considero que no será y no debe ser aprobada". Líderes republicanos en la Cámara de Representantes dicen que no llevarán la iniciativa al pleno.

La unanimidad democrática tampoco está asegurada. Los moderados como el senador Ben Nelson de Nebraska y Joe Manchin de Virginia Occidental _ ambos en busca de reelegirse el año entrante en estados donde Obama parece que perderá_ podrían abandonar su partido, a pesar de que los demócratas de estados petroleros han sido apaciguados por una decisión para librarse de una propuesta de Obama para que se acaben las exenciones fiscales a las empresas petroleras.

La votación del martes es sobre si se recorta una maniobra republicana legislativa que simplemente evitaría el comienzo del debate sobre la medida en el Senado. Si los demócratas no lo logran como se espera _ellos controlan 53 votos de los 100 integrantes del Senado_ comenzará una nueva ola de señalamientos partidistas.

Entonces, se prevé que ambas cámaras del Senado se enfoquen esta semana en aprobar acuerdos comerciales con Colombia, Panamá y Corea del Sur, una de las pocas áreas de acuerdo entre republicanos y el gobierno para impulsar a la economía.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes