Republicanos critican impacto a hispanos del presupuesto EEUU

WASHINGTON (AP). El proyecto presupuestario para 2013 representa un grave perjuicio a la comunidad hispana en Estados Unidos porque la búsqueda de nuevos impuestos impide que el sector privado inyecte dinero necesario para generar empleos, dijo el Comité Nacional Republicano.

El congresista republicano Mario Díaz-Balart dijo el martes que las críticas de su partido al proyecto, presentado la víspera por el presidente Barack Obama, muestran un desacuerdo entre ambos partidos sobre el rol del Estado en la creación de empleo.

Señaló que la tasa de desempleo entre hispanos es superior al 8% de la población general estadounidense. Pero alegó que la propuesta de recaudar 1,5 billones de dólares en impuestos nuevos afectará principalmente a las empresas, cuyo crecimiento enfrentaría más obstáculos.

"Hay un consenso entre economistas de que el sector privado dispone de entre 2,5 y 3 billones de dólares, que no invierte por temor a regulaciones y posibles nuevos impuestos", dijo el congresista. "Si este presupuesto se convirtiera en realidad este monto sería aún más alto. El presidente no entiende cómo funciona el sector privado, insiste en incrementar el tamaño de gobierno pensando que ayuda a la economía, cuando lo que tiene que hacer es disminuir el gobierno e incentivar al sector privado a invertir lo que ya tiene".

La Casa Blanca sostiene, en cambio, que la propuesta presupuestaria de Obama busca "construir una economía que perdure a infundir seguridad en las familias latinas", ya que los latinos representarán el 60% de crecimiento poblacional entre 2005 y 2050 en Estados Unidos.

Al presentar una propuesta presupuestaria que aumenta el gasto en empleos y que aumenta los impuestos, Obama busca abiertamente contrastar su postura con la expresada por su oposición republicana y fijar el tema principal de su campaña electoral para obtener la reelección en los comicios de noviembre.

El presidente contempla la expiración de exenciones fiscales implantadas por el ex presidente George W. Bush para familias con ingresos superiores a los 250.000 dólares al año y elevaría los impuestos a los dividendos por acciones bursátiles a los contribuyentes más acaudalados.

También ascendería el gravamen mínimo a 30% para los contribuyentes cuyos ingresos anuales sobrepasen el millón de dólares al año, eliminaría numerosas exenciones para empresas petroleras y gasíferas y aprobaría varios impuestos y tarifas de bajo monto. El Congreso no aprobó propuestas similares cuando los demócratas controlaban ambas cámaras legislativas.

Obama busca con estas propuestas atraer a la clase media, ya que encuestas recientes muestran que la mayoría de los estadounidenses consideran que los contribuyentes de más ingresos no pagan suficientes impuestos.

Además de recaudar impuestos nuevos, Obama busca generar empleos con un gasto público en infraestructura: 476.000 millones para proyectos de transporte como carreteras, puentes y un tren de alta velocidad. También busca destinar 8.000 millones de dólares a un fondo que

Con su proyecto presupuestario de 3,8 billones de dólares para el año fiscal del 2013_ que empieza el primero de octubre_ Obama planea reducir en 10 años el déficit presupuestario en 4 billones de dólares, aunque no contempla grandes modificaciones a los programas de asistencia social.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes