Rescate privado de CIT marca nueva tendencia

WASHINGTON (AP). El rescate del grupo financiero CIT Group Inc. podría marcar un cambio de tendencia en el cual ya no es el gobierno el que salva a firmas en serios problemas económicos sino las principales instituciones privadas de préstamo.

La nueva realidad podría haber empezado con el acuerdo con tenedores de bonos para rescatar a CIT y evitar así la quiebra de la compañía estadounidense.

Con la economía aún en estado débil y cada vez menos dinero en el gobierno para ofrecer paquetes de rescate financiero, muchas empresas más podrían enfrentarse a la bancarrota. Cuando lo hagan, serán las instituciones privadas de préstamo las que tendrán que decidir si vale la pena rescatarlas o si permitirán que quiebren.

El cambio marca un retorno al tradicional camino que se tomaba con empresas en problemas, tras casi un año de paquetes financieros gubernamentales.

"No estaba claro que el Tesoro quisiera que este fuera un punto de inflexión, pero es lo que ha ocurrido", opinó Simon Johnson, un ex economista del Fondo Monetario Internacional y ahora profesor en la facultad de administración del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Johnson dijo que los mercados respondieron tan bien a la búsqueda de dinero privado de CIT que el gobierno "debería sentirse bastante cómodo" respecto a firmas en peligro de caer en bancarrota con un capital menor a 100,000 millones de dólares.

El rescate de CIT de 3,000 millones de dólares ofrecidos por tenedores de bonos marca la primera vez desde que surgió la crisis bancaria en que inversionistas privados se han lanzado a salvar a una enorme firma financiera sin ayuda federal.

La ayuda financiera a CIT _una de las principales instituciones de préstamo a empresas pequeñas y medianas como Dunkin' Donuts o el fabricante de ropa Eddie Bauer _ está destinada a mantener a la compañía a flote hasta que ésta se deshaga de una fuerte deuda.

CIT enfrenta deudas vencidas por 7,400 millones de dólares para el primer trimestre del 2010. La ayuda no garantiza que CIT evite caer en bancarrota.

La compañía dijo el lunes que el rescate incluye el préstamo de los 3,000 millones de dólares con una madurez de dos años y medio que permitirá que sus clientes continúen teniendo acceso a crédito.

CIT había intentado alcanzar un acuerdo con el gobierno federal para obtener fondos de emergencia, pero las negociaciones se interrumpieron la semana pasada. La empresa había advertido que si no conseguía nuevos fondos, estarían en peligro un millón de compañías prestatarias.

Sin embargo, el gobierno del presidente Barack Obama rechazó el pedido de la firma.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes