Riesgo político representa gran desafío económico en A. Latina, dice Moody's

El riesgo político generado por cambios a nivel local constituye un gran desafío en América Latina ya que eventualmente puede representar amenazas a nivel económico y en las condiciones financieras, según dio a conocer hoy la calificadora Moody's.

Un informe de Moody's Investors Service que estudia el nivel de riesgo que deben enfrentar los inversionistas en la región hace énfasis en los próximos dos años, ya que recuerda que varios países vivirán procesos electorales, por lo que la "incertidumbre podría afectar las políticas y los sentimientos del mercado".

Más preocupante aún, "altos funcionarios de 12 países de la región están implicados en corrupción, un reflejo de las debilidades institucionales que potencialmente pueden conducir a una inestabilidad política".

Un panorama que fue provocado en gran medida por el caso de corrupción de la constructora Odebrecht, con "varios proyectos de infraestructura (...) cancelados o demorados, afectando adversamente no sólo a las entidades directamente involucradas, sino también a las condiciones económicas generales" de la región, añade.

En diciembre pasado, el Departamento de Justicia de EE.UU. informó que la brasileña Odebrecht supuestamente había pagado unos 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África.

"La realización de elecciones incrementan la incertidumbre, eso existe en cualquier país. Pero en situaciones relacionadas a la corrupción hay una tarea muy grande, ya que es elevadísima en la región. Es una debilidad institucional que puede ahuyentar la inversión, pero es algo que se puede mejorar", aseguró a Efe Gersan Zurita, vicepresidente senior de Moody's y autor del informe.

De acuerdo con el análisis, el país más afectado por esta situación es Venezuela, donde "el impacto crediticio del riesgo político es el más obvio".

El informe dice que las perspectivas económicas en Venezuela se ven "estropeadas por la inestabilidad política, disturbios sociales y profunda recesión", algo que "está conduciendo a una muy alta probabilidad de incumplimiento" por parte del banco central "y de la empresa petrolera estatal PDVSA.

"La intensificación de la crisis ha impulsado violentas protestas, fugas de capital y la destrucción de la capacidad productiva, resultando en la peor crisis económica de la historia de esta nación", añade Moody's.

En Argentina, a la que a diferencia de Venezuela le otorga una perspectiva positiva pese a tener un riesgo político igualmente alto, el informe se centra en las dudas que generan las elecciones legislativas del próximo 22 de octubre ya que los comicios "determinarán si se mantendrá el constante progreso de reformas para combatir la inflación y estimular un crecimiento sostenido".

Más moderado ve el riesgo en Brasil, donde la recuperación económica es frágil después de dos años de recesión y la "incertidumbre política puede debilitar la reforma de las pensiones", aunque destaca que "el sentimiento del mercado sigue siendo constructivo".

También con moderación ve amenazas en México, un país con "muy bajo" nivel de control de corrupción y con cierto grado de incertidumbre por los comicios presidenciales de 2018. Destaca, sin embargo, que "una mayor claridad sobre las renegociaciones del TLCAN (Tratado de Libre Comercio de América del Norte) ha aliviado las preocupaciones del mercado".

El riesgo es bajo en Colombia y Perú, mientras que en Chile es calificado como "muy bajo".

Colombia, además de enfrentar elecciones generales el próximo año, de acuerdo al informe vive un "incremento de la polarización política" y con unos compromisos derivados del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC que podrían "complicar los esfuerzos de consolidación fiscal".

Sobre Perú, aunque advierte que hay una tensa relación entre varias ramas del poder, afirma que "un bajo riesgo de inestabilidad política y un fuerte marco de políticas respaldan el perfil crediticio" del país.

Mientras que de Chile considera que la campaña electoral para noviembre próximo "pesará en las decisiones de inversión" hasta el final de año.

Pese a que América Latina está casi en el último lugar a nivel mundial en cuanto a calidad institucional y en control de la corrupción, Zurita aseguró que los países de la región "no deberían tener problemas en financiarse a nivel internacional, con excepción de un caso extremo como Venezuela, en donde el desmoronamiento institucional nos hace preguntarnos qué opciones tiene".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes