Sacyr concluirá las excavaciones en el Canal de Panamá

Madrid (EFE).- El consorcio liderado por la constructora española Sacyr Vallehermoso -del que también forman parte a la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña Cusa-, terminará las excavaciones de las obras de ampliación del canal de Panamá a principios de 2012, un año antes de lo previsto.

Pese a la aceleración de la fase de excavaciones, la conclusión de los trabajos sólo se adelantará unas semanas a la fecha límite prevista en el contrato, el 21 de octubre de 2014, para que su inauguración coincida con el centenario de la puesta en funcionamiento del canal el 15 de agosto de 2014.

El buen ritmo de los trabajos para construir el tercer juego de esclusas es la parte más positiva de una obra cuya mayor dificultad no está en la meteorología adversa, como cabría pensar de un país donde la estación de lluvias dura entre 8 y 9 meses.

De hecho, los cálculos de los contratistas encabezados por Sacyr prevén una ralentización del trabajo de hasta el 50% para los días de precipitaciones más intensas.

"Los papeles, ese es el principal problema que nos hemos encontrado hasta ahora", dijo el director del Grupo Unidos por el Canal (GUPC), Antonio Zaffaroni, en referencia a la inmensa burocracia que el consorcio tiene que afrontar en el día a día.

De los 3.198,5 millones de dólares (2.665 millones de euros) que constituyen el importe total del proyecto, el consorcio ha ingresado de momento un anticipo de 300 millones de dólares (250 millones de euros), que fue destinado a la adquisición de maquinaria necesaria para iniciar las obras.

En breve recibirá el segundo anticipo, de los tres convenidos en contrato, de 100 millones de dólares (83 millones de euros), que destinará a la adquisición de equipos electromecánicos, mientras que por obra ejecutada sólo ha cobrado 30 millones de dólares (25 millones de euros).

El presupuesto de las obras está cerrado, aunque el consorcio podría ganar hasta un máximo de 50 millones de dólares más (42 millones de euros), a razón de 215.000 dólares diarios (179.000 euros), si acaba antes de lo previsto las obras.

Sin embargo, la penalización es mayor si las obras se retrasan, con una multa de 300.000 dólares diarios (250.000 euros), hasta un máximo de 54,6 millones de dólares (45,5 millones de euros).

De momento, el grupo prevé que para excavar los cerca de 40 millones de metros cúbicos de tierra que hay que retirar sólo se necesitarán dos años frente a los tres inicialmente previstos, lo que permitirá menos superposición con la etapa del hormigón, fase más complicada en la que se emplearán casi dos años y medio.

En paralelo a las excavaciones, que comenzaron en febrero de este año, se están construyendo las instalaciones auxiliares, que incluyen una planta de machaqueo de áridos para hacer el hormigón, que se fabricará en otra planta anexa.

Los áridos procederán de la roca excavada en las obras del Pacífico, dado que el material del Atlántico es arenoso y no sirve, en tanto que aún no se ha cerrado el contrato para el suministro de cemento, aunque se está negociando con Cemex y Cemento Panamá.

Los dos nuevos sistemas de esclusas, que constituirán el tercer juego dentro del canal, se ubicarán uno en la vertiente atlántica y otro en la del Pacífico, y contarán con tres cámaras cada uno, separadas por cuatro bloques de dos compuertas correderas cada uno.

La ampliación, en la que durante los picos de trabajo se emplearán hasta 8.000 trabajadores -el 90% local-, permitirá el paso de buques de mayor tamaño y calado, en tanto que la mayor rapidez del llenado y vaciado de las cámaras facilitará el paso de hasta 28 barcos por día.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes