Sarkozy critica a corredores de bolsa y suspende bonos

PARIS (AP). El presidente Nicolas Sarkozy criticó a los corredores de bolsa y suspendió los bonos a los ejecutivos de los bancos rescatados con fondos del gobierno, en un intento por tranquilizar a un país nervioso por huelgas desatadas a raíz de la crisis económica mundial.

Sarkozy propuso un arsenal de medidas de inversión, recortes de impuestos, repartición de utilidades y un aumento en el apoyo de corto plazo por desempleo durante una sesión de 90 minutos en que los periodistas le hicieron preguntas, la cual fue transmitida por televisión el jueves por la noche.

Vestido con un traje oscuro, el presidente francés fue por momentos el padre que buscaba reconfortar y en otros el que regañaba por lo ocurrido, al tiempo que esbozaba las propuestas que su gobierno analizará más profundamente este mes junto con sindicatos y otras organizaciones sociales para atacar el desempleo creciente y la pérdida del poder adquisitivo.

Este año se espera que el crecimiento de la economía francesa sea de casi 0%, mientras que el desempleo ha llegado a 7,7%.

"Debo asegurar que Francia entre a la crisis lo más tarde posible y que salga de ella tan pronto como sea posible", dijo el presidente.

Sarkozy pidió una respuesta conjunta de Europa a la crisis, de la que dijo conversó recientemente con el presidente estadounidense Barack Obama en una llamada telefónica.

"Le dije que me sentía un aliado de Estados Unidos, pero que un solo país no puede encabezar al mundo", afirmó el mandatario francés.

Encuestas difundidas el jueves revelaron que la confianza en Sarkozy retrocede ante la indignación por los despidos y el temor de los contribuyentes de que los fondos empleados para rescatar al sector financiero estén yendo a parar a los bolsillos de los ejecutivos.

Sarkozy anunció enérgicamente que no habrá bonos en el 2009 a empleados de los bancos que recibieron ayuda del gobierno. También dijo que considerará un límite en el salario de los ejecutivos más importantes de las compañías que recibieron dinero del rescate, pero se mostró escéptico de establecer eso como una norma inflexible.

Los señalamientos más duros del presidente fueron hacia los corredores de bolsa, a quienes acusó de alimentar la especulación. Sarkozy dijo que estaba "más indignado por el sistema de pago" para los corredores que por el de los banqueros. "Eso es lo que hay que prohibir" dijo.

Agregó que Francia evaluará sus relaciones con los paraísos financieros cercanos como Luxemburgo, Andorra y Mónaco.

La semana pasada las huelgas y protestas en todo el país se centraron en la inconformidad por el creciente desempleo, y el gobierno teme que las acciones programadas para un día puedan convertirse en un paro mayor y de más duración.

La policía antimotines dispersó con gases el jueves a estudiantes que intentaban entrar por la fuerza en la Universidad de Estrasburgo, en el este de Francia. Los manifestantes arrojaron huevos y zapatos a los edificios universitarios.

Durante su sesión de preguntas Sarkozy también tocó el tema del obispo británico Richard Williamson y su posición de que el Holocausto nunca existió, calificándola como "perturbadora".

"Es increíble, perturbador e inadmisible que existan personas en el siglo XXI que se atrevan a cuestionar las cámaras de gas del Holocausto y el martirio de los judíos; es inadmisible", dijo Sarkozy.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes