Secretario del Tesoro quiere más poder sobre financieras

WASHINGTON (AP) El secretario del Tesoro estadounidense exhortó hoy martes al Congreso para que le conceda nuevos poderes para regular a las grandes compañías financieras, como la gigante aseguradora AIG, cuya posible bancarrota representaría un peligro grave al sistema financiero y a la economía en general.

En particular, Timothy Geithner quiere poderes similares a los que tiene la Corporación Federal de Seguros de los Depósitos Bancarios (FDIC), que tiene la autoridad para tomar el control de los bancos, asumir sus activos incobrables y vender los buenos a sus competidores.

"AIG subraya las grandes fallas de nuestro sistema financiero", declaró Geithner a la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes. "Debemos asegurarnos que nuestro país nunca enfrente esta situación de nuevo", agregó.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, quien compareció con Geithner, estuvo de acuerdo. Dijo que el rescate emprendido por gobierno del golpeado gigante de los seguros American International Group Inc. subraya la necesidad urgente de liquidar con seguridad los gigantes financieros a punto de desplomarse y sujetarlos a una supervisión reguladora mucho más fuerte.

Buena parte del debate se centró en las maneras de ayudar al gobierno a enfrentar mejor otras compañías que, como AIG, podrían caer en quiebra y devastar el sistema financiero, arrastrando consigo a la economía estadounidense.

Geithner dejó en claro que cree que el secretario del Tesoro debe recibir un poder sin precedentes _después de consultas con las autoridades de la Comisión de la Reserva Federal_ para tomar el control y administrar una institución financiera de importancia. El jefe de la tesorería es un funcionario del poder ejecutivo, a diferencia de la FDIC, que es un organismo independiente.

Los legisladores parecían dispuestos a regañar a Bernanke y Geithner por el manejo de los bonos extraordinarios a AIG, que se ha vuelto un símbolo de la toma imprudente de riesgos en Wall Street. La empresa ha sido blanco de críticas fuertes porque los bonos fueron entregados a sus empleados después que la compañía recibió 170.000 millones de fondos gubernamentales como parte de un plan de rescate.

Por su parte, el presidente de la Fed dijo que él trató de interponer una demanda para evitar que AIG pagara millones de dólares en las pagas extraordinarias, pero que los abogados le aconsejaron abstenerse de eso.

AIG es un coloso interconectado globalmente, con 74 millones de clientes en todo el mundo y operaciones en más de 130 países. El gobierno estadounidense decidió simplemente que era demasiado grande para permitir que fuera a la bancarrota.

"Su quiebra podría haber resultado en una depresión financiera y económica global del tipo que hubo en la década de 1930, con implicaciones catastróficas para la producción, el ingreso y los empleos", afirmó Bernanke ante la comisión de la cámara baja.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes