Silvio Berlusconi indeciso ante la crisis en Italia

ROMA ( AP). El primer ministro italiano Silvio Berlusconi está más acostumbrado a prometer milagros económicos que a pedir sacrificios.

Ahora se ve obligado a instrumentar impopulares reducciones presupuestarias para salvaguardar la economía nacional, a instancias de su ministro de finanzas y la Unión Europea.

Aunque la estabilidad del gobierno de Berlusconi no está en riesgo, las medidas de austeridad aprobadas esta semana podrían socavar aun más la popularidad del mandatario italiano, empañada por una serie incesante de escándalos.

En un indicio de frustración y en medio de versiones de luchas intestinas a causa de los cortes por 25,000 millones de euros (30,000 millones de dólares), Berlusconi incluso ha lamentado su impotencia, citando nada menos que al dictador fascista Benito Mussolini.

"(Mussolini) dijo: 'Todo lo que puedo hacer es decirle a mi caballo que vaya a la izquierda o a la derecha. Ese es mi poder'", afirmó Berlusconi esta semana en una reunión internacional en París. Y volviendo a citar a Mussolini, repitió: " 'Dicen que tengo poder. No es verdad. Quizás los funcionarios de mi partido lo tienen'".

La mayoría de los comentaristas coincidieron el viernes en que el primer ministro parece desconcertado ante la crisis.

" La impresión es que el primer ministro _atrapado entre la necesidad de rigor y el temor a la popularidad_ está indeciso", comentó el diario financiero Il Sole 24 Ore. " Es como si Berlusconi no estuviese totalmente compenetrado del papel que la nueva coyuntura le ha endilgado".

La tasa de aprobación del primer ministro ha bajado en las últimas semanas, afectada por un escándalo de corrupción que obligó a la renuncia de un ministro y por frecuentes disputas con el cofundador de su partido, el carismático líder Gianfranco Fini.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes