Sindicatos italianos analizan llamar a huelga general

ROMA (AP). El mayor sindicato de Italia amenazó el domingo con convocar una huelga general en protesta contra el plan de austeridad que aprobó hace días el gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi.

El sindicato emitió su advertencia mientras se intensifican las críticas a la iniciativa, la cual prevé reducciones al gasto gubernamental por 45.500 millones de euros (64.800 millones de dólares) y fue exigida por el Banco Central Europeo.

El gobierno de Berlusconi aprobó el viernes su iniciativa de austeridad en un intento por lograr un presupuesto equilibrado en 2013 y evitar el derrumbe financiero del país.

Los detractores aseguran que las medidas _que incluyen recortes al gasto, despidos y alzas de impuestos, entre ellos el "gravamen solidario" para los contribuyentes de ingresos altos_, estrangularán a la economía italiana, que está estancada y según pronósticos cerrará el año con un crecimiento de apenas 1%.

Otros detractores, entre ellos nueve integrantes de la propia coalición de Berlusconi, afirman que las medidas recaen de manera injusta en la clase media y que no enfrenta el problema de la evasión fiscal generalizada en Italia.

Susanna Camusso, quien lidera el sindicato CGIL, censuró las medidas dirigidas a la liberalización del mercado laboral en Italia y contra el sistema de pensiones. Dijo que una huelga es la única alternativa para "cambiar la inequidad de este plan de austeridad".

En declaraciones que difundió el diario La Repubblica, Camusso afirmó que dirigentes de su sindicato se reunirán el 23 de agosto para fijar la fecha de la huelga y han invitado a otros gremios de trabajadores a que se sumen a la medida de fuerza.

Al menos un sindicato, el CISL, anunció que no participará en la huelga, aunque consideró necesario una mejora al plan de austeridad.

Las medidas nuevas incluyen recortes a los gastos gubernamentales por 20.000 millones de euros (28.500 millones de dólares) y alzas de impuestos en 2012 y recortes por 25.500 millones de euros (36.300 millones de dólares) en 2013.

El plan de austeridad prevé la eliminación de algunos estratos de gobierno y de unos 50.000 puestos de elección, lo cual suscitó protestas airadas entre autoridades locales.

Para los próximos tres años, habrá un alza adicional de 5% al impuesto para los contribuyentes con ingresos superiores a 90.000 euros (128.250 dólares), y de 10% para quienes ganen 150.000 euros (213.700 dólares).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes