Situación económica no se refleja en muestra de autos de NY

NUEVA YORK ( AP). El adolescente Frank Vecchio, fanático de los automóviles, se paró embelesado ante un Rolls-Royce Ghost, que tiene un precio de 301.575 dólares, admirando un detalle que había visto sólo en un videojuego.

"¡Wow, hasta tiene una puerta suicida!", dijo el muchacho de 15 años refiriéndose a la portezuela abatible en la parte posterior del vehículo, reminiscente de la época de los mafiosos de 1930 y que según la sabiduría popular servía para arrojar el cadáver de algún adversario.

El sábado, la Exhibición Internacional de Autos de Nueva York ofreció de todo, desde el auto más pequeño del mercado estadounidense, un Smart Fortwo de 11.900 dólares, al auto más caro de la muestra: un Rolls-Royce Phantom Drophead Coupe de 518.800 dólares.

El Phantom también viene con una versión moderna y más segura de la puerta suicida, llamada más refinadamente puerta de carroza, y con un "concierge" personal, disponible a través de una llamada telefónica para ayudar en cualquier cosa que necesite el propietario, incluidos planes de viaje y reservaciones en restaurantes.

Aproximadamente 100 Phantoms, cuya fabricación a mano tardó varios meses en Inglaterra, están ahora en las carreteras de Estados Unidos.

Cerca del Phantom, un auto Smart blanco salido de una línea de ensamblaje francesa, tenía pintado en su puerta un anuncio: "paga la mitad de estacionamiento en la ciudad de Nueva York".

Y aunque pruebas de choque muestran que cumple con los estándares de seguridad de Estados Unidos, Peter Greco comenta que no quisiera que sus hijos de veintitantos años manejen un auto de 2,7 metros (8 pies, 10 pulgadas) en las autopistas estadounidenses.

"No hemos llegado a eso, no estamos preparados para ello mientras tengamos en la carretera autos grandes como el Cadillac Escalade", señaló el banquero mientras salía con dificultad del pequeño vehículo. "No es una buena mezcla", agregó.

A pesar de la situación de la economía, había bastantes vehículos sumamente caros, lujosos y poderosos, en el Centro de Convenciones Jacob K. Javits, en la parte oeste de Manhattan.

Por 115.000 dólares se puede adquirir un Jaguar XJL Supersport totalmente equipado, que incluye un botón electrónico que aumenta la aceleración mientras que automáticamente tensa el cinturón de seguridad del conductor. El precio base es de aproximadamente 80.000 dólares.

Hyundai dio una nueva perspectiva al mercado automotor: El nuevo iPad de Apple por 50.000 dólares, más un sedán de lujo Equus modelo 2011.

Entre los miles de visitantes que asisten a la exhibición, que termina el 11 de abril, hay desde familias con niños pequeños que suben y bajan de autos de diversos colores hasta personas que contemplan seriamente adquirir un vehículo, observan modelos 2010 ya en venta en las distribuidoras, así como autos 2011 aún no disponibles.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes