Strauss-Kahn: FMI, bombero en tiempos de crisis

WASHINGTON (AP). Sus programas han sido los más criticados de las instituciones multilaterales. Pero, para su director gerente, Dominique Strauss-Kahn, el mundo todavía no tiene mejor "bombero" en tiempos de crisis económica que el Fondo Monetario Internacional.

Sin mencionar a país alguno, Strauss-Kahn dijo que el FMI y Banco Mundial son inútiles en los buenos tiempos, pero tienen el protagonismo cuando la casa se quema, especialmente con la intensidad del fuego que se está viendo ahora por todo el planeta.

México y Colombia, países con fuerte rendimiento económico en la región y que no le deben al FMI, acaban de tocar las puertas de la institución para pedirle una línea de crédito concesional, una especie de refugio para víctimas circunstanciales de un incendio en otro vecindario: México por 47,000 millones de dólares y Colombia por 10,400 millones.

El jefe del FMI ha usado la palabra "bombero" en varias ocasiones en los últimos dos días para graficar no sólo la gravedad de la crisis sino también la importancia del Fondo, que el año pasado ha tenido dificultades presupuestarias por las acciones de países como Argentina que al cancelar sus deudas le privaron de ingresos por intereses.

Como tal, dijo Strauss-Kahn, el FMI está ayudando a los mercados emergentes a enfrentar el súbito corte del flujo de capitales para evitar que los cimientos de la casa que construyeron visionariamente terminen por los suelos.

Esas economías fueron comparadas por Strauss-Kahn con "inocentes espectadores de un incendio" que resultan quemados por la caída accidental de una lengüeta de fuego, en un desastre en el cual nada tuvieron que ver ya que sus orígenes estuvieron más bien en las economías ricas, con Estados Unidos a la cabeza.

Según el Banco Mundial, casi 50 millones de personas con ingresos menores de 2 dólares al día verán profundizarse su situación de pobreza este año si no se atienden sus necesidades financieras. Otros 3 millones de niños morirán entre ahora y el año 2015 si la crisis persiste. Y existe la amenaza de brotes de intranquilidad social, inestabilidad política e incluso guerras.

"La comunidad mundial no puede simplemente marginarse y dejar que todo esto ocurra", dijo Strauss-Kahn.

El G-20, de naciones ricas y las más ricas entre los pobres (entre estas últimas Brasil, México y Argentina por Latinoamérica), ha pedido al FMI proporcionar una ayuda extra de 6,000 millones de dólares en recursos concesionales a los países de bajos ingresos en el próximo trienio.

"Esta crisis no está de ninguna manera acabada", dijo Strauss-Kahn. "Esperamos ser llamados para ayudar en más países antes de que termine el año".

Según el FMI, la economía global cerrará 2009 con una contracción de 1,3%.

Con ese pronóstico por delante, los bomberos están viendo dos corrientes: la continuación del colapso de la confianza y demanda que están presionando la economía a la baja, y las políticas correctivas que están implementando los gobiernos.

¿Donde quedan el FMI y BM en este escenario?

Strauss-Kahn sostiene que para entrar allí, ambas instituciones requieren "reforzar nuestros equipos de bomberos".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes