Strauss-Kahn preocupado por inflación en Latinoamérica

WASHINGTON (AP). La reunión de ministros de hacienda de las Américas en Cancún se abre en medio de "grandes retos de mediano plazo" sobre inflación, tasas de interés, depreciación del dólar y aumento de productividad, declaró el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn.

El economista francés, que lleva apenas siete meses en el cargo, dijo sin embargo que la reunión sea "quizás el inicio de un renacimiento para Latinoamérica" no sólo por el deseo de la treintena de gobiernos presentes de encontrar mecanismos de cooperación, sino porque se presenta como un diálogo, por primera vez en años, entre Norteamérica y el resto de la región.

Latinoamérica y el Caribe se presentarán como regiones "menos afectadas por la situación en Estados Unidos" debido a que los altos precios de las materias primas les ha dado una posición "más fuerte que en el pasado", dijo Strauss-Kahn, quien hablará el martes en el foro.

La reunión ha sido promovida por el secretario mexicano de Hacienda, Agustín Carstens, quien era el tercer funcionario más importante del FMI antes de ser nombrado en el cargo por el presidente Felipe Calderón. Busca establecer un consenso regional sobre políticas económicas sostenibles.

"Es un buen indicio tratar de reunirse", dijo Strauss-Kahn a reporteros en sus oficinas de Washington el viernes, cuando solicitó que sus comentarios fueran difundidos hasta el lunes. "Latinoamérica ha obtenido mucha credibilidad en años recientes por sus políticas económicas".

Afirmó que el momento parece propicio para "poner a prueba esa credibilidad", cuando la inflación está afectando a varios países de la región con tendencias que pasan incluso del 10%. "Los gobiernos y bancos centrales tienen que actuar decisivamente".

Strauss-Kahn no mencionó un pronóstico de inflación para la región, pero en su Panorama de la Economía Mundial difundido en abril, el FMI dijo que la tasa sería este año del 6,3%, lo mismo que el año pasado y ligeramente menor del 6,1% que pronostica para 2009.

En el desglose por países, no obstante, hay indicadores para 2008 de hasta el 29%, en Venezuela, y 9% en Argentina, con una fuerte tendencia al alza también en los países centroamericanos y caribeños. Venezuela saltaría al 33% en 2009, según el FMI.

"Las soluciones que se adopten para frenar la inflación tendrán una serie de consecuencias en el comportamiento de la economía regional en los próximos años", dijo Strauss-Kahn.

Mencionó que otro reto para Latinoamérica es un mayor crecimiento y ello dependerá del nivel de inversiones y productividad que logre frente a otras regiones de más rápido crecimiento, como el Asia, India y Sudáfrica. La tarea luce difícil con los precios en alza de los energéticos.

El año pasado, la región tuvo su cuarto año de crecimiento consecutivo con un 5,6%, pero siguió siendo todavía la más baja a nivel mundial: Asia creció 9,1%; la mancomunidad de estados ex soviéticos 8,5%; Africa 6,2%; y el Medio Oriente 5,8%.

Strauss-Kahn dijo que también es un reto para la región la forma de encarar la depreciación del dólar frente a las monedas nacionales.

En lo que va del año, el peso colombiano se ha revaluado en 22% frente al dólar, en lo que puede ser el avance más drástico de una moneda nacional frente a la moneda estadounidense. También se han revaluado el real brasileño, el peso chileno y el nuevo sol peruano.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes