Subdirector del FMI niega que haya una guerra de divisas

Shanghái, China ( EFE). El primer subdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), John Lipsky, negó hoy que se esté produciendo una guerra de divisas, a pesar de los muy bajos tipos de interés en las economías más avanzadas del planeta, pues son medidas " orientadas a la situación doméstica", dijo.

Lipsky compareció hoy ante la prensa junto a Yi Gang, vicepresidente del Banco Popular de China (central), al término de la reunión coorganizada por ambas instituciones hoy en Shanghai sobre " políticas macro-prudenciales, una perspectiva asiática", con presencia de gobernadores de bancos centrales de algunos países.

El encuentro estuvo presidido por el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn y por el gobernador del banco central chino, Zhou Xiaochuan, pero no comparecieron ante los medios y fueron sus subordinados directos los que explicaron las conclusiones del día.

" Virtualmente todas las economías avanzadas están cayendo a tipos de casi un cero por ciento", dijo Lipsky, pero aseguró que " el impacto de esta política en estas economías, en el contexto de un bajo crecimiento y una muy baja inflación, todavía es incierto".

" Claramente", dijo, " estas políticas están orientadas a la situación doméstica (interna), no a implicaciones internacionales".

El subdirector del FMI recordó que " la política monetaria y fiscal en las economías avanzadas, y las políticas presupuestarias y estructurales en las dinámicas economías emergentes" deben ser discutidas " de manera exhaustiva y coherente, en lugar de enfocarnos en sólo un aspecto".

Para evitar una guerra de divisas, dijo que es necesario " el reequilibrio de las fuentes de crecimiento, lejos de la política presupuestaria y de estímulos presupuestarios", sino fomentando la iniciativa privada.

De esta manera, las economías emergentes, con un "surplus" económico "consistente", deben concentrarse en "desarrollar la demanda doméstica", mientras las "económicas con un déficit persistente" deben tratar de "mejorar su red de exportaciones a través de las políticas nacionales apropiadas".

"Esta es la manera adecuada de ver este asunto, y la manera de asegurarnos de que no habrá una guerra de divisas, sino un acercamiento (a estas cuestiones) exhaustivo y coherente", concluyó.

Por su parte, en un discurso a puerta cerrada y posteriormente distribuido, Strauss-Kahn reiteró que el siglo XXI "puede ser el siglo de Asia" pero que "con eso viene una gran responsabilidad, para guiar y hacer propia la agenda de colaboración" necesaria para hacer más seguro el sistema financiero mundial.

" Según las tendencias actuales, la economía de Asia podría ser tan extensa como la de EU y la UE juntas para 2015", afirmó.

También recordó que aunque Asia tiene una "importante voz" en el G-20, también la tiene en el FMI, "en proceso de dar más influencia a los mercados emergentes dinámicos", pero muchos ven en las llamadas a la "responsabilidad" una indirecta hacia China, a la que sus socios comerciales acusan de mantener su moneda artificialmente débil.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes