La imagen de Suiza afectada por escándalo de presidente del BNS

GINEBRA ( AFP). La imagen de Suiza, país que con frecuencia pasa por ser modelo de profesionalismo y virtud, ha sido salpicada por un caso de posible abuso de información privilegiada en transacciones con divisas realizadas por el presidente del Banco Nacional Suizo (BNS) y su esposa.

El presidente del BNS, Philipp Hildebrand, de 48 años, banquero elegante, multimillonario, que entró en el establecimiento en 2003, debió explicar en público, el jueves, las numerosas revelaciones de los medios de comunicación sobre su riqueza personal y las transacciones hechas por él o su esposa.

Kashya Hildebrand, de 50 años, es una antigua mujer de negocios estadounidense de origen paquistaní, quien trabajó más de 15 años en el sector bancario antes de abrir una galería de arte contemporáneo en Zurich.

El pasado 15 de agosto, a través de una cuenta abierta en el banco suizo Sarasin, que compró 500.000 dólares.

Al día siguiente, Hildebrand, que afirma haber sido informado de las inversiones de su esposa luego que fueron realizadas, advirtió al departamento legal del banco central, que no hizo ninguna objeción.

No obstante, tres semanas más tarde, el 6 de septiembre, el BNS fijaba un tipo mínimo para el franco suizo, para evitar que la divisa, un valor refugio en tiempos de crisis para los inversores, se aprecie demasiado. Esta decisión hizo apreciarse mecánicamente al dólar y al euro.

La pareja vendió los 500.000 dólares en octubre..., con una ganancia de más de 60.000 francos suizos (63.617 dólares, 50.000 euros). Ganancia entregada luego a una obra caritativa.

El caso se habría mantenido reservado si un informático del banco privado Sarasin, quien detectó la operación y la señaló a su abogado, un allegado al partido UDC (derecha populista), cuyo líder es Christoph Blocher, alguien muy crítico con respecto a la política del BNS.

Blocher transmitió la información a la expresidenta de la Confederación, Micheline Calmy-Rey, quien al considerar el asunto muy importante, ordenó una investigación, cuyos resultados absolvieron a Hildebrand.

El jueves, el presidente del BNS reconoció algunas torpezas, pero se negó a renunciar, apoyándose en el respaldo gubernamental. " Mi mujer tiene un carácter muy fuerte", dijo para justificar las operaciones ordenadas por su esposa.

El banquero también debió dar detalles de sobre sus operaciones inmobiliarias y financieras en 2011, para explicar por qué tenía tanto dinero en efectivo. Así se supo la venta por 3,3 millones de francos suizos (2,75 millones de euros) de un chalet en Gstaad, una estación de esquí frecuentada por la jet-set.

El producto de la venta fue colocada en el mercado de divisas, a la espera de la compra de un departamento de vacaciones en Klosters, otra estación de esquí de ultra elegante, así como la compra de cuadros y un barco.

De su lado, el exempleado del banco Sarasin que entregó la reseñas de cuenta de Philipp Hildebrand, fue despedido de inmediato y ha sido denunciado ante la justicia por el fiscal en Zurich.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes