Suiza entierra hacha de guerra fiscal con EEUU

GINEBRA ( AFP) Suiza enterró el hacha de guerra fiscal con Estados Unidos con la firma el jueves en Washington de un acuerdo que resuelve el espinoso asunto de los fondos no declarados que los ricos estadounidenses tienen depositados en los bancos suizos desde hace años.

El acuerdo prevé fuertes multas para los bancos infractores, que tendrán que declarar si desean participar en este programa para evitar diligencias judiciales.

El monto de las multas, que pueden alcanzar hasta el 50% de las cantidades en juego, no se ha dado a conocer, pero según el entorno financiero suizo, la factura será muy alta y estará "al límite de lo soportable", según la Asociación Suiza de Banqueros (ASB).

Suiza y Estados Unidos han negociado durante tres años este contencioso, que le valió al banco suizo UBS el pago de una multa de 780 millones de dólares en 2009 por administrar fondos de estadounidenses no declarados.

Pero otros bancos, pensando que estaban fuera de las garras de la justicia estadounidense porque no tenían filiales en Estados Unidos, siguieron haciendo lo mismo.

La justicia estadounidense abrió una investigación a 14 bancos con sede en Suiza sospechosos de haber ayudado a sus clientes estadounidenses a evadir impuestos.

Las autoridades estadounidenses también sopesaban si se podían tomar medidas contra otros bancos suizos y empezaron a negociar con las autoridades suizas, llegando al acuerdo anunciado el jueves.

Según la ASB, todos los bancos suizos tendrán que buscar en sus ficheros de clientes si en ellos hay cuentas de estadounidenses no declaradas y comunicárselo a Washington.

Según la ministra suiza de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf, los bancos que han recuperado los clientes estadounidenses del UBS, así como sus consejeros a partir de 2009 pueden ser los más afectados. Las multas podrían llegar hasta el 50% de los fondos administrados.

En el caso de los otros bancos, las multas podrían ser de un máximo del 30%.

Los bancos tendrán que pagar estas multas con sus propios fondos o con sus beneficios.

La posible sanción del fisco estadounidense a los clientes defraudadores de este país depende de la legislación de Estados Unidos, dijo a la AFP una portavoz de la ASB.

Widmer-Schlumpf aseguró este viernes que Suiza puede acomodarse al acuerdo.

"Ahora tenemos un resultado al que podemos hacer frente", declaró en una conferencia de prensa en Berna.

"Si no lo hubiéramos aceptado, habría una inseguridad jurídica y la reputación del centro financiero (suizo) se hubiera resentido", agregó.

Estados Unidos publicó el jueves los términos de este acuerdo, que permite a los bancos suizos evitar diligencias por evasión fiscal mediante el pago de multas y ofreciendo información sobre sus clientes.

Aunque tendrán que cumplir una serie de obligaciones.

En particular, las entidades tendrán que pagar multas de hasta el 20% del valor de los haberes estadounidenses no declarados que estaban en sus depósitos antes del 1 de agosto de 2008. La multa pasa al 30% si las cuentas se abrieron entre esa fecha y febrero del 2009 y sube al 50% a partir de entonces, dijo el ministerio en un comunicado.

Para la ASB, este "programa" estadounidense tendrá "graves consecuencias" para las entidades suizas.

"Las multas infligidas, en particular, están en el límite de lo aceptable desde el punto de vista jurídico y de lo soportable desde el económico", dicen los banqueros.

No obstante, la ASB reconoce que para los bancos, "esta solución es la única que puede resolver definitivamente los problemas jurídicos con Estados Unidos y garantizar la seguridad jurídica".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes