Temer veta ley que permitía a extranjeros controlar aerolíneas brasileñas

El presidente interino de Brasil, Michel Temer, vetó hoy un artículo de una ley que permitía a los inversores extranjeros poseer hasta el 100 % del capital de las aerolíneas brasileñas, frente al 20 % actual, informó la Presidencia.

Temer sancionó hoy una ley aprobada este mes por el Congreso con diferentes modificaciones a la legislación aérea, principalmente la reestructuración de las deudas de la estatal Empresa Brasileña de Infraestructura Aeroportuaria (Infraero), pero vetó el dispositivo que permitía a los extranjeros controlar las compañías del país.

El veto fue fruto de un acuerdo con el Senado para que la ley fuese aprobada con urgencia pero sin el cuestionado dispositivo, al que se oponían varios senadores.

La iniciativa original fue propuesta en marzo pasado por la presidenta suspendida de Brasil, Dilma Roussef, antes de que el Senado la apartara del cargo mientras la somete a un proceso de destitución y la sustituyera por su vicepresidente.

Pero el proyecto original fue modificado en la Cámara de los Diputados por uno más liberal que el inicialmente propuesto.

La entonces mandataria propuso elevar desde el actual 20 % hasta el 49 % el porcentaje que las empresas extranjeras pueden tener en el capital de las aerolíneas nacionales, pero el ponente de la iniciativa en la Cámara baja elevó el límite hasta el 100 % y fue secundado en junio por 199 de sus colegas frente a los 71 que votaron contra.

Gran parte del Senado se opuso a la apertura total del capital y amenazó con atrasar por varios meses la votación del proyecto mientras lo sometía a un amplio debate, pero el Gobierno se comprometió a que vetaría el dispositivo si los senadores lo aprobaban tal y como fue votado en la Cámara baja.

Ello debido a que cualquier modificación del proyecto en el Senado habría mandado el proyecto a una nueva votación en la Cámara de Diputados y el Gobierno tenía prisa en la aprobación de la iniciativa para resolver los problemas de Infraero.

Tras el veto, continúa en rigor el límite del 20 % a la participación de los extranjeros en las aerolíneas brasileñas.

El Gobierno de Temer, sin embargo, ha defendido una mayor apertura del sector a los inversores extranjeros y pretende enviar un nuevo proyecto de ley en ese sentido.

"Para el Gobierno es importante liberar la participación de los extranjeros en el sector, incluso porque la crisis económica del país nos obliga a eso. Los beneficiarios serán los pasajeros, que podrán pagar menos por los pasajes", aseguró el portavoz del Gobierno en la Cámara baja, diputado André Moura, cuando la iniciativa fue aprobada por los diputados. EFE

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes