Temores sobre EU complican pronósticos económicos en la UE

LONDRES (AP). El Banco Central Europeo está a punto de elevar sus pronósticos económicos para 2010, pero el panorama risueño está cada vez más ensombrecido por el deterioro de la recuperación en Estados Unidos.

Por ello se espera que el francés Jean-Claude Trichet, presidente del BCE, seguramente dará a entender que no es el momento de analizar un alza de las tasas de interés cuando acuda a su conferencia de prensa mensual tras la esperada decision del BCE del jueves, sobre el precio del dinero.

Los europeos temen que el deterioro de la economía estadounidense, la mayor del mundo, repercuta negativamente en los 16 países de la eurozona, donde un repunte mejor al pronosticado se ha debido sobre todo a la recuperación de la demanda global.

Si la demanda estadounidense de automóviles alemanes desciende, por ejemplo, el crecimiento en Europa también podría contraerse.

"Trichet podría destacar nuevamente la fortaleza de la dinámica macroeconómica a corto plazo, pero reconociendo al mismo tiempo los riesgos de una desaceleración en Estados Unidos y Asia, y que el repunte cíclico seguramente seguirá siendo frágil y desigual", dijo la economista Silvia Ardagna, del Bank of America-Merrill Lynch.

En agosto, Trichet se mostró cauteloso, pese a que el sentimiento sombrío que ha dominando gran parte del año había desaparecido mayormente, tras un rescate por 110.000 millones de euros de Grecia de las otras 15 naciones de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional y casi un plan de casi un billón de dólares para ayudar en caso de necesidad a otros países europeos con economías enclenques, como España, Portugal e Irlanda.

Aunque dijo que el crecimiento económico en la eurozona en el segundo tercer trimestre de este año será mayor que el pronosticado anteriormente, Trichet advirtió sobre el impacto que podrían causar las fallas en otros lugares.

Desde la última reunión, el panorama económico de Japón se ha ensombrecido considerablemente debido a la revalorización del yen, en detrimento del sector exportador del país en un momento en el que la economía apenas crece.

Mientras el presidente de la Reserva Federal estadounidense Ben Bernanke reconoció que la Fed quizá tenga que efectuar otra recompra de la deuda pública si la economía del país sigue deteriorándose, Trichet no tendría que anunciar medidas nuevas, al menos por ahora.

A largo plazo, empero, el BCE quizá tenga que hacer más, ya que el repunte de la eurozona podría quedar muy afectada por una nueva recesión en Estados Unidos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes