Tenedores de bonos no aceptan oferta de GM

DETROIT (AP). La declaración de bancarrota de General Motors Corp. al amparo de acreedores parece inevitable luego que los tenedores de bonos rechazaron el miércoles su oferta de canjear deuda por acciones ordinarias.

GM dispone de plazo hasta el lunes para finalizar un plan de reestructuración ordenado por el gobierno que incluya una reducción de la deuda, abaratamiento de costos laborales y cierre de plantas.

Empero, una declaración de bancarrota al amparo de acreedores, llamada Capítulo 11, seguramente será el resultado inevitable luego que la empresa anunció que no prosperó su oferta de canjear 27.000 millones de dólares en bonos no respaldados por garantía real por el 10% de las acciones ordinarias de GM.

GM ha recibido 19,400 millones de dólares en dinero del contribuyente estadounidense. El plazo del lunes fue fijado por el gobierno e incluye una reducción de la deuda, abaratamiento de costos laborales y cierre de plantas y concesionarios.

La otrora firma automovilistica más grande del mundo dijo que su consejo de administración se reunirá para decidir las medidas a tomar.

"La cantidad de bonos canjeados fue sustancialmente menor que la cifra requerida por GM para satisfacer el requisito de la reducción de la deuda conforme a su acuerdo crediticio con el Departamento del Tesoro estadounidense", dijo GM el miércoles en una declaración.

La Casa Blanca dijo que solamente aportará más fondos del erario si el 90% de los tenedores de bonos, así como los obreros sindicalizados, aceptaban las concesiones que reducirían sustancialmente los costos de GM.

Entre los tenedores de esos bonos figuran fondos de pensiones de empleados públicos, como policías y maestros, pequeños ahorristas y otros inversionistas modestos.

GM anunció además que canceló encuentros con los tenedores de notas que no fueron vendidas en dólares estadounidenses. La declaración indicó que en los encuentros iban a ser tratadas las enmiendas a las ofertas de canje de deudas por acciones, aunque no aclaró el contenido de esas enmiendas.

La víspera, existió una posibilidad reducida de que GM pudiera evitar la bancarrota cuando el gremio United Auto Workers anunció que aceptaría una participación del 20% en la empresa _ frente al 39% original. Ello liberaría el 19% de las acciones de GM para mejorar la oferta a los tenedores de bonos.

Empero, al no prosperar el acuerdo con los tenedores de bonos, la parte que le correspondía al gremio UAW pasará ahora al gobierno estadounidense, que podría destinar miles de millones de dólares más del contribuyente a la reestructuración de GM ante los tribunales.

La participación gubernamental en la empresa fue en un principio de 50% según documentos presentados por GM a los organismos reguladores, aunque podría ascender ahora a 69%. El gobierno canadiense podría igualmente tener una participación por 8,000 millones de dólares.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes