Toyota sufre consecuencias de crecimiento explosivo en EU

WASHINGTON (AFP). Mientras los fabricantes automotores estadounidenses se dedicaron en los últimos años a mejorar la calidad de sus unidades para igualar a Toyota, el gigante japonés sufre las consecuencias de un crecimiento explosivo en Estados Unidos.

"Todo el mundo quería comprarse un Toyota en los últimos años, pero ahora los demás fabricantes están igualando" al fabricante japonés, opina Rebecca Lindland, analista de IHS Global Insight, consultada por AFP.

Las encuestas sobre fiabilidad y seguridad llevadas a cabo por revistas especializadas como Consumer Report, Consumer Digest o consultoras como JD Power colocan desde hace años a Toyota en el primer puesto.

El fabricante japonés debe su fama y su rango "a criterios de calidad increíblemente elevados", señaló Lindland.

"Algunos de estos criterios parecen haber quedado marginados en las fábricas de Norteamérica en comparación con los vehículos producidos por Toyota en Japón, cuando la producción del grupo tenía un crecimiento espectacular" durante la última década en América del Norte.

Toyota vende vehículos en Estados Unidos desde hace más de 50 años y sus fábricas llevan más de 20 años instaladas en el país, pero sólo entre el 2000 y el 2009 en el país su porción de mercado se elevó de 9% a 17%, y la producción norteamericana del grupo japonés se disparó.

Sin embargo, recuerda Lindland, Toyota "tuvo problemas de calidad ni bien el grupo trajo la fabricación de (el modelo) Lexus", la marca de lujo del grupo, en Norteamérica hace tres o cuatro años.

"Quedaron muy disconformes con la calidad de los primeros Lexus RX 330 que salían de las fábricas en Canadá. Parece que hubo una pérdida del control inicial", opina.

Por otro lado, "para contener los costos y aumentar la rentabilidad, Toyota no contrató tanto como se esperaba, lo que obligó a ciertos compromisos", añadió.

La firma especializada Edmunds.com subraya que entre 2001 y 2010, Toyota recibió el 9,1% del total de las quejas de consumidores registradas por la NHTSA, la agencia de seguridad vial estadounidense.

Pero las quejas hacia Toyota alcanzan 40% del total en 2008 y "90% desde el accidente que mató a un policía estadounidense" y a su familia en un Toyota cuyo acelerador se bloqueó a fines de agosto de 2009, destacó Jake Fischer, de la revista Consumer Report.

El analista señala que las quejas de consumidores ante la NHTSA concernían a un vehículo de cada 13,000 de Toyota en 2008 contra uno de cada 20,000 para los demás fabricantes.

"Es un problema serio, pero un vehículo de cada 13,000 que presente algún problema no pone en duda la fiabilidad de Toyota", asegura Fischer.

Una revisión de las quejas sobre el sitio de la NHTSA revela que "todos los fabricantes también presentan problemas de aceleración repentina", observa.

Otros fabricantes anunciaron retiros del mercado, como Ford u Honda, aunque ninguno de ellos con la amplitud de Toyota, que llamó a revisión casi 9 millones de unidades en el mundo desde el otoño (boreal).

Las demandas presentadas en 2009 y 2010 por problemas en vehículos de los fabricantes General Motor, Chrysler o Ford, son mínimas en comparación con aquéllas que conciernen a Toyota.

GM, Ford y Chrysler "han trabajado muy duro en los últimos años y mejoraron su calidad" para igualar la de Toyota, afirma Lindland, "y estos esfuerzos comienzan a dar sus frutos".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes