Toyota pagará 32,4 millones de dólares en multas extra

WASHINGTON (AP). Toyota Motor Corp. accedió a pagarle al gobierno federal un récord de 32,4 millones de dólares en multas adicionales para cerrar una investigación sobre el manejo que dio a dos retiros de productos, dijo a la AP una persona allegada al caso.

Las sanciones civiles permitirán poner fin a pesquisas sobre la forma en que Toyota manejó retiros sobre problemas en pedales del acelerador que podían quedar atrapados en tapetes, y sobre varillas de la dirección que podían romperse y derivar en la pérdida del control del vehículo. La persona habló a condición de guardar el anonimato porque no se ha hecho un anuncio formal.

El más reciente acuerdo, además del pago de 16,4 millones de dólares en multas que Toyota pagó previamente en una investigación relacionada, asciende la multa total que ha pagado la empresa a 48,8 millones de dólares. Pone fin a un año difícil para el principal fabricante automotriz del mundo, que retiró má de 11 millones de vehículos a nivel mundial desde fines del 2009, mientras se esforzaba por proteger su prestigio con respecto a la seguridad y confiabilidad.

La junta de directores de Toyota acordó pagar las multas el martes durante su reunión de ejecutivos en Japón, según refirió un funcionario allegado con el caso, y la empresa dijo que aceptaba el pago de multas sin admitir que había trasgredido ley alguna en Estados Unidos. Sin embargo, eso no deja a Toyota exenta de posibles demandas judiciales y multas de carácter penal en casos privados ni de otras investigaciones federales.

Steve St. Angelo, funcionario de calidad de Toyota para América del Norte, destacó en una declaración que la compañía "ha trabajado muy fuerte durante el año pasado con el objeto de dejar atrás esos problemas y sentar un nuevo estándar de receptividad a nuestros clientes. Esos acuerdos constituyen una oportunidad de pasar la página hacia una relación más constructiva con la Agencia Nacional de Seguridad del Tráfico y Carreteras".

Asimismo dijo que Toyota les agradece a clientes por "su confianza en la calidad y confiabilidad de nuestros vehículos".

En abril, Toyota acordó pagar la máxima multa establecida por la ley para un solo caso, de 16,4 millones de dólares, por no haberles avisado con prontitud a los reguladores estadounidenses sobre los problemas de seguridad porque sus pedales de aceleración se pegaban. Una ley federal señala que los fabricantes automotrices deben notificar a la agencia dentro de los cinco días siguientes a la fecha en que determinan que existe un defecto de seguridad y hacer un retiro del vehículo con prontitud.

En esa época, Toyota negó haber tratado de ocultar el defecto de seguridad y dijo que había accedido a pagar la multa a fin de evitar una prolongada lucha legal con el gobierno.

Las dos recientes multas están relacionadas a otros dos problemas de seguridad que afectaban a automóviles de pasajeros y camiones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes