Trichet: Italia debe cumplir con metas de austeridad

CERNOBBIO, Italia (AP). El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, señaló el sábado que resulta "esencial" que Italia adopte cuanto antes las medidas para reducir el déficit si desea conservar su credibilidad crediticia.

Durante semanas, el gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi ha negociado la adopción de nuevos impuestos y mayores recortes del gasto público en un nuevo plan de austeridad de 45.500 millones de euros (64.860 millones de dólares) que el Parlamento italiano debe aprobar en el transcurso de este mes.

Empero, el plan de austeridad ha sido enmendado cada pocos días y algunas medidas _como la aplicación de nuevos impuestos a las personas con mayores ingresos y la reforma de un generoso sistema de pensiones_ han sido derogadas para satisfacer a los socios de la coalición gobernante.

"Es esencial que la meta que se anunció para disminuir el déficit sea totalmente confirmada y adoptada", señaló el presidente del BCE en un foro económico que se lleva a cabo en un complejo turístico del lago Como.

"Resulta absolutamente decisivo consolidar y reforzar la calidad y la credibilidad de la estrategia italiana, así como su validez crediticia", agregó Trichet.

El saliente director del Banco Central consideró " extremadamente importante" que se adopten todas las medidas para mejorar la "flexibilidad" de la economía italiana. Tanto líderes industriales como dirigentes sindicales denunciaron que el plan de austeridad se apoya demasiado en los recortes y a cambio ofrece poco para estimular el prácticamente nulo crecimiento o la generación de empleo.

"Necesitamos más estímulo, necesitamos un euro más débil" que pueda fomentar las exportaciones, se quejó el economista de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini, apodado "Dr. Doom" (El doctor del pesimismo). "No se puede hablar solamente de austeridad", y pidió al CBE que "por lo menos indique que habrá más circulante" pronto.

Cuando The Associated Press le preguntó si tenía alguna respuesta a las críticas de Roubini, Trichet se negó a formular comentarios, alegando que no hablaría sobre asuntos relacionados con la política económica.

Horas antes, el presidente italiano Giorgio Napolitano reiteró el llamado de Trichet a su país al considerar que las medidas propuestas podrán rápidamente "traducirse en términos concretos" para alcanzar la meta de Berlusconi con el fin de equilibrar el presupuesto en el 2013.

Napolitano instó al gobierno a ser "coherente y valiente" en la labor de enfrentar la crisis económica.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes