UE y Mercosur reabren diálogo comercial

MADRID (AP). La Unión Europea y el Mercosur acordaron este lunes reabrir las negociaciones para un acuerdo comercial, a pesar de los recelos de Francia y otros países europeos que ven en este diálogo un riesgo para su sector agrícola.

La primera ronda de negociaciones, suspendidas desde el 2004, comenzará en julio. El objetivo es crear un espacio de libre comercio en 10 años, con la supresión de barreras arancelarias al 95% de los productos a ambos lados del Atlántico, según suscribieron las dos partes en el marco de la sexta Cumbre Unión Europea-América Latina-Caribe que se celebra hasta el miércoles en Madrid.

"Queremos un acuerdo de verdadera asociación", dijo la presidenta argentina, Cristina Fernández, cuyo país ostenta la presidencia de turno del Mercosur. "Esto significa dejar de verse como clientes para comenzar a verse como socios".

España, como presidencia rotatoria de la UE, se había marcado como uno de sus objetivos prioritarios el relanzamiento de las negociaciones entre los 27 socios europeos y el Mercosur (integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay).

El jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que un tratado de esta naturaleza beneficiaría a Europa, pero también al Mercosur, que con Brasil a la cabeza es ya uno de los mayores mercados exportadores del mundo.

Según Rodríguez Zapatero, el acuerdo incrementaría el PIB de Paraguay un 10%, el de Uruguay un 2%, el de Brasil 1,5% y el de Argentina un 0,5%.

Actualmente, Bruselas es el principal inversor en el Mercosur y su segundo socio comercial. Las dos regiones suman 700 millones de habitantes. Con un mercado libre, el gobierno español calcula que los beneficios anuales para las dos partes podrían superar los 4.500 millones de dólares gracias al aumento de las exportaciones.

Además de Fernández, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva participó en la reunión UE-Mercosur de Madrid junto a Rodríguez Zapatero y los presidentes del Consejo Europeo, el belga Herman van Rompuy, y de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso.

A pesar de las buenas intenciones iniciales, las negociaciones se presumen complejas. Hasta 10 países europeos, encabezados por Francia, Irlanda, Rumania y Polonia, expresaron su malestar con la iniciativa que, dijeron, pone en grave riesgo a su sector agrícola.

Las desavenencias en torno a las exportaciones de productos agrícolas motivaron la ruptura de las negociaciones hace seis años. Los 27 socios de la UE mantienen una política agraria común, que ha sido catalogada de proteccionista en numerosas ocasiones.

Los sindicatos agragrios franceses, que constituyen un poderoso grupo de presión en el país galo, pidieron al presidente Nicolás Sarkozy que presionara a Bruselas para poner fin a las negociaciones con el Mercosur.

"Hay una inmensa mayoría de países de la UE que están a favor de este proceso de relanzamiento de las negociaciones con Mercosur", precisó Rodríguez Zapatero. "Sería el principal acuerdo comercial de la UE".

Por su parte, Fernández dijo que es Europa y no el Mercosur quien pone reticencias al diálogo. Durao Barroso reconoció que la negociación será difícil y que la UE no puede olvidar a su sector agrario y a otros sectores.

"Tenemos que ser conscientes que están negociaciones requieren densos esfuerzos de ambas partes", resumió Durao Barroso.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes