UE da 100 días de plazo para reformas financieras

BRUSELAS(AP). La Unión Europea pedirá que se imponga un plazo de 100 días para que los gobiernos del mundo resuelvan las reformas al sistema financiero global, dijo el presidente francés Nicolas Sarkozy.

Añadió que si bien no se podrán tomar decisiones inmediatas en una cumbre de las 20 economías más grandes del mundo el 15 de noviembre en Washington, "no hay tiempo que perder" y la reunión no puede limitarse simplemente a hablar.

Los gobiernos de la UE piden una nueva cumbre hacia abril del año entrante para impulsar las reformas.

"Nos encontramos en una crisis económica. debemos tenerlo en cuenta", dijo Sarkozy. "debemos reaccionar y no hay tiempo que perder", insistió.

"No participaré en una cumbre en la que sólo se hable por puro placer", dijo Sarkozy a los periodistas tras dialogar con los líderes de las 27 naciones de la UE. "deseamos cambiar las normas de juego en el mundo financiero".

El bloque ha pedidos una segunda reunión cimera global en abril para reformar la economía mundial. Sus dirigentes desean una mayor supervisión de las grandes empresas financieras y pidieron a los gobiernos que se unan para vigilarlas.

Desean con ello evitar los excesos de Wall Street que causaron el caos en los mercados mundiales y para ello han decidido incorporar a naciones emergentes como China, la India y Brasil.

El primer ministro británico Gordon Brown dijo que la reunión de Washington debería ser un "momento decisivo para la economía mundial".

Brown agregó que la mayor vigilancia sobre los 30 grupos financieros más importantes del mundo "puede ser establecida muy rápidamente". Desea que los reguladores consulten regularmente a sus contrapartes en otras naciones para hablar de los bancos que operan en todo el mundo.

Un texto acordado por los líderes de la UE indicó que desean contar con un sistema de alerta temprana que vigile las burbujas financieras y evite los "desequilibrios mundiales", como el aumento del déficit comercial estadounidense.

Sugirieron además hacer del Fondo Monetario Internacional el organismo supervisor de las finanzas mundiales, y que le sean incrementados sus poderes para frenar las crisis financieras y dar más dinero a los países en apuros.

Además, desean suprimir las salvedades que permitieron a algunas instituciones financieras evadir las normas reguladoras y asegurar la supervisión de los principales protagonistas financieros, incluyendo las agencias de clasificación de riesgos o los fondos de inversiones con cuantiosas deudas.

Los líderes pidieron una mayor transparencia en los mercados, sin omitir "amplias zonas de actividad financiera de cuentas capaces de ser investigadas y certificadas". Agregaron que "los riesgos excesivos debe ser reformados", en referencia a la venta de deudas de alto riesgo respaldadas por garantía real transformadas en acciones y la paga de los ejecutivos que quizá premie la toma de esos riesgos.

Los líderes de la UE pedirán en la cumbre del 15 de noviembre un acuerdo inmediato en cinco principios: someter a un mayor escrutinio a las agencias clasificadoras de riesgos; aunar las normas de contabilidad; cancelas las salvedades y excepciones; establecer códigos de conducta bancaria para reducir los riesgos excesivos; y pedir al Fondo Monetario Internacional que sugiera formas para calmar a los mercados.

Hasta la fecha, los gobiernos europeos han destinado unos 2 billones de euros (2,27 billones de dólares) en inyecciones de liquidez, garantías de depósitos bancarios, cobertura de créditos interbancarios y nacionalización parcial o total de los bancos y otras empresas financieras para apuntalar la confianza de los consumidores y empresas.

Los daños causados en todo el mundo han fomentado la búsqueda de "un nuevo Bretton Woods" _ en referencia a la conferencia realizada en julio de 1944, en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, que dio forma al actual sistema financiero internacional.

En Washington, hay pocos deseos de alterar profundamente las regulaciones financieras en las postrimerías de la presidencia de George W. Bush.

Empero, Estados Unidos y las naciones europeas no son ya las únicas naciones de importancia en la escena financiera mundial. China, Brasil y la India se han apresurado a hacer valer sus poderes en los foros mundiales.

Los funcionarios financieros del G-20 se reunirán este fin de semana en Sao Paulo a fin de preparar la cumbre de la próxima semana. Ello podría facilitar que las economías emergentes desempeñen un cometido mayor en las negociaciones globales de finanzas. Francia ha sugerido incorporarlas como miembros del pleno derecho del G-8, que agrupa a las potencias industrializadas y que se reúne regularmente para analizar la economía global.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes