UE busca impulso definitivo a acuerdo con Centroamérica

BRUSELAS (AFP). La UE pisó este lunes el acelerador al reanudar su negociación con Centroamérica para un Acuerdo de Asociación, pese al incierto reconocimiento al gobierno hondureño, y abrió una ronda con Perú y Colombia que podría ser definitiva para cerrar el Tratado de Libre Comercio.

Sendas reuniones se celebraron este lunes en Bruselas a puerta cerrada y se prevé que desemboquen el viernes en resultados concretos, especialmente en lo que respecta el Tratado de Libre Comercio (TLC) que la Unión Europea (UE) negocia con Colombia y Perú.

"Estamos con buen ánimo" para resolver todos los capítulos abiertos de aquí a fines de semana, explicó a la AFP el jefe negociador colombiano, Santiago Pardo, al dar cuenta del primer día de negociaciones.

"Se están reuniendo todos los elementos técnicos y políticos (necesarios) y los temas que quedan pendientes son cada vez menos", señaló el jefe negociador, en alusión al capítulo sobre el acceso a los mercados.

Mientras los colombianos solicitan a los europeos que mejoren sus condiciones para la importación al continente de productos como el banano, la carne o el azúcar, Bruselas pide inversamente exportar con mayor facilidad sus lácteos o los productos derivados del cerdo.

Se trata de "temas peliagudos, pero vamos con buena disposición y hoy (lunes) se vieron señales positivas", explicó Pardo.

El objetivo de colombianos, peruanos y europeos es cumplir con el plazo fijado por España, que este semestre ostenta la presidencia de turno de la UE, y firmar el acuerdo en una cumbre entre los 27 y América Latina a mediados de mayo en Madrid.

No obstante, el TLC, para ser rubricado, deberá ser aprobado previamente por el Parlamento Europeo, donde algunos grupos, especialmente los ecologistas, han amenazado con oponerse al denunciar violaciones de los derechos humanos en el país suramericano.

El presidente colombiano, Alvaro Uribe, reconoció recientemente "la difícil tarea de obtener la ratificación en el Parlamento Europeo", pero se mostró confiado en superar ese reto, de la misma forma que esperó que el Congreso de Estados Unidos ratifique un acuerdo similar suscrito en 2006.

La semana pasada, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia consideró "vital" la firma del TLC con la UE, bloque al que exportó productos y servicios por valor de más de 4,000 millones de dólares en 2009.

Paralelamente, la UE y los países centroamericanos reanudaron tras una interrupción de casi ocho meses sus negociaciones sobre un Acuerdo de Asociación con la esperanza de rubricarlo igualmente durante la cumbre de mayo y de que para entonces el gobierno de Honduras goce del reconocimiento de sus vecinos y de la comunidad internacional.

"No queremos atrasar nada, queremos que se avance" y "se está trabajando" para que las partes puedan firmar el acuerdo en Madrid, explicó el canciller nicaragüense, Samuel Santos.

Pese a que Nicaragua es uno de los países más reticentes a la hora de aceptar la normalización de las relaciones con Honduras, tras el golpe de Estado de fines de junio, Santos explicó que Managua ha "separado lo político de lo económico" de forma que se pueda avanzar en las tratativas.

Bruselas suspendió sus negociaciones con el bloque formado por Honduras, Costa Rica, Guatemala, El Salvador y Nicaragua a raíz del golpe de Estado contra el presidente constitucional Manuel Zelaya.

Tras las elecciones de noviembre, en las que se impuso el conservador Porfirio Lobo, Bruselas se ha mostrado abierta a pasar página y proseguir las negociaciones con América Central.

Para el embajador hondureño en Bruselas, Ramon Custodio, "el hecho de estar aquí sentados" en la mesa de negociaciones es un "ejemplo real" de que las relaciones con Honduras se "están normalizando desde la toma de posesión" de Lobo, señaló.

Los negociadores esperan mantener una nueva reunión a fines de marzo, antes de una última ronda que tendría lugar en abril y en la que se concluirían todos los asuntos pendientes de este Acuerdo de Asociación que incluye un capítulo de libre comercio, así como un compromiso para el diálogo político y la cooperación.

La UE ha expresado además su voluntad de que Panamá, que por ahora participa en las negociaciones en calidad de observador, pueda formar parte del acuerdo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes