UE designa a italiano nuevo titular del Banco Central Europeo

ETIQUETAS

BRUSELAS (AP). Los líderes de la Unión Europea nombraron el viernes al italiano Mario Draghi como próximo presidente del Banco Central Europeo, decisión que da certidumbre a los inversionistas en momentos en que algunos miembros del bloque enfrentan una grave crisis económica.

Se espera que Draghi, jefe del banco central de Italia, adopte la postura estricta de su predecesor hacia la inflación cuando asuma el 1 de noviembre la jefatura del BCE, al día siguiente que concluya el periodo del francés Jean-Claude Trichet.

"El señor Draghi ejercerá una dirección firme e independiente del BCE", aseguró el presidente de la UE, Herman Van Rompuy. "Una dirección de este tipo es esencial en tiempos normales e indispensable en tiempos difíciles".

La designación de Draghi estuvo rodeada de incertidumbre debido a que su colega e integrante italiano del consejo ejecutivo, Lorenzo Bini Smaghi, se rehusaba hasta el viernes a dejar su puesto.

Si Bini Smaghi permanece en el consejo ejecutivo, Francia carecería de representante en ese organismo de seis miembros con la salida de Trichet el 31 de octubre. Los franceses habían dicho que apoyarían a Draghi sólo si un francés o una mujer asumían el lugar de Bini Smaghi.

El viernes, el presidente francés Nicolas Sarkozy dijo que Smaghi les informó a él y a Van Rompuy que dimitiría a finales de año. Sarkozy no precisó el nombre del candidato francés que ocupará el cargo.

La canciller alemana Angela Merkel, por su parte, rechazó la aseveración de que los apremios del gobierno italiano a Bini Smaghi para forzar la renuncia de éste habían puesto en peligro la independencia del BCE.

"La independencia del Banco Central Europeo, en lo que se refiere a su capacidad para efectuar sus tareas, quedó preservada totalmente", expresó Merkel a la prensa.

El Parlamento Europeo y el consejo del BCE ya habían aprobado de antemano la designación de Draghi.

Diferir el nombramiento de Draghi hasta la próxima cumbre de septiembre habría puesto de relieve las divisiones entre los gobernantes de la UE, los cuales han tenido dificultades para encontrar una postura común en torno al abultamiento de la deuda de Grecia y la adopción de medidas para contener la crisis financiera que obligó a Irlanda y Portugal a recurrir a rescates financieros por miles de millones de euros.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes