La UE quiere normas más duras, advierte a Portugal

BRUSELAS (AP). El órgano ejecutivo de la Unión Europea advirtió este miércoles a Portugal que quizá necesite reducir más su presupuesto y agregó que desea endurecer las normas presupuestarias para evitar que más gobiernos europeos caigan en apuros financieros como los de Grecia debido al excesivo endeudamiento e ignorar los límites del déficit.

El enorme déficit presupuestario griego y su abultada deuda soberana han afectado la estabilidad de la divisa común europea, el euro, y han expuesto las falencias de las salvaguardias que las 16 naciones del bloque deben respetar, sin sufrir consecuencias punitivas reales.

El Comisionado de Economía de la Unión Europea, Olli Rehn, dijo a los periodistas que "la presión de los otros miembros es inocua" por lo que sugerirá formas de endurecer las sanciones en caso de violaciones de las normas, como bloquear el acceso a los fondos comunitarios destinados a infraestructuras, como carreteras.

Por otra parte, la Comisión Europea indicó que Portugal debería endurecer su programa de austeridad de empeorar su economía ya que no podrá cumplir de lo contrario su plan para reducir este año el déficit del 9,3% del producto interno bruto al 8,3%.

El ministro de Hacienda de Portugal dijo estar dispuesto a tomar medidas adicionales de ser necesario "aunque de momento no existe esa necesidad".

Al igual que Grecia, Portugal encara una creciente y abultada deuda soberana, un aumento del desempleo y escasas perspectivas de expansión económica, por lo que el mes pasado la agencia de clasificación de riesgos Fitch Ratings devaluó la calidad de su deuda.

Los mercados financieros siguen con atención sus medidas de austeridad por si la situación de Grecia se extiende a otros países europeos. La recesión ha hecho que los países de la eurozona, al igual que Gran Bretaña y Estados Unidos, se endeuden de forma desorbitada.

Grecia obtuvo el domingo la promesa de un crédito de continencia de 30,000 millones de euros de los países de la eurozona, lo que calmó los temores de los mercados de que Atenas incurra en el impago de su deuda y abarató el interés que debe pagar por la colocación de sus bonos en el mercado internacional.

El ministro de Hacienda George Papaconstantinou no descartó usar el crédito de contingencia, aunque insistió que el gobierno socialista intentará primero recaudar fondos en los mercados de bonos. Grecia necesitara en mayo unos 11,000 millones de euros (14,900 millones de dólares), de un total de 54,000 millones de euros (73,000 millones de dólares) que requerirá en créditos en el 2010.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes