Uruguay presidirá Mercosur decidido a luchar contra trabas

ASUNCIÓN (AFP). La cumbre de Mercosur terminó postergando abordar sus endémicas trabas económicas y alzando la voz sobre otros temas, como la crisis hondureña y la gripe A, por lo que Uruguay asume la presidencia temporal con el desafío de mostrar algún avance.

Un desafío que, a tono con la participación uruguaya en esta cumbre, el presidente Tabaré Vázquez asumió con determinación, para el período que coincidirá justamente con los últimos meses de su gobierno.

Las dos principales trabas de Mercosur son que los países que lo integran "producen lo mismo y tienen que comercializar lo mismo", por un lado, y que dentro del bloque existen políticas proteccionistas, por el otro, dijo Vázquez en conferencia de prensa en Asunción, al término de la 37a Cumbre del Mercosur, celebrada jueves y viernes.

Sin embargo la intervención de los representantes uruguayos en la cumbre no se limitó a una enumeración de limitaciones ni a una exposición de quejas, sino que avanzó en la presentación de una lista de objetivos, "una agenda prioritaria para la próxima presidencia pro témpore", según dice un resumen oficial.

Uruguay impulsará propuestas en comercio intra-zona, circulación de bienes de extra-zona, asimetrías, negociación externa y proyectos estratégicos.

En este sentido, conseguir la eliminación del doble cobro del arancel externo común (AEC), que es desde hace años el talón de Aquiles de Mercosur, es el estandarte de la gestión uruguaya durante su liderazgo.

El Mercosur busca una fórmula para evitar que un producto pague un arancel al ingresar al bloque y vuelva a pagarlo al ser reexportado a otro país asociado, una queja que los países europeos han expresado reiteradamente en las negociaciones con él.

Si durante su presidencia temporal se vuelve a fallar en esta empantanada negociación, Uruguay está dispuesto a establecer bilateralmente, con Brasil, la eliminación del doble cobro del AEC, dejando fuera de este mecanismo a Paraguay y Argentina, los menos interesados en establecerlo.

Si bien Uruguay trabajará en los próximos seis meses para "terminar con el cobro del doble arancel" entre los países del Mercosur, en caso de que "eventualmente no se lograra a nivel global", el objetivo es "aceptar una oferta que ha hecho Brasil de empezarla a nivel bilateral", dijo el canciller uruguayo Gonzalo Fernández a la AFP.

De todos modos se harán esfuerzos por eliminar el doble cobro a nivel global "y convencer a Paraguay de que se puede hacer eso sin necesidad de un código aduanero".

El tema es particularmente sensible para Paraguay, que al no tener puertos marítimos dejaría de percibir tributos de importación, por lo que supedita este mecanismo a una redistribución de la renta aduanera.

Uruguay pronunció el jueves una dura condena a las restricciones comerciales que se aplican en el seno del Mercosur, durante la sesión de ministros del Grupo Mercado Común.

En cambio, Argentina explicó el duro impacto que sufre el intercambio de mercancías y servicios con el argumento de que la crisis mundial ha hecho derrumbar la demanda.

De hecho, se planteó una polémica entre ambos países, aunque Brasil también había cuestionado antes de la cumbre con dureza lo que considera proteccionismo argentino frente a la crisis internacional.

Durante su liderazo, Uruguay también impulsará la negociación externa del Mercosur con la Unión Europea y el Sica (Sistema de Integración Centroamericano y del Caribe), agregó el canciller Fernández.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes