Ven riesgos permanentes en crisis económica

CERNOBBIO, Italia (AP). Las perspectivas económicas europeas a largo plazo no son favorables y el pronosticado crecimiento "enclenque" no permitirá a los gobiernos mantener el modelo social europeo o reducir la deuda pública, vaticinó el sábado el primer ministro francés.

Los riesgos que amenazan el sistema financiero no han desaparecido aún, incluyendo las bonificaciones que fomentan la excesiva toma de riesgos, advirtió Francois Fillon.

Si bien han mejorado las perspectivas a corto plazo gracias a los planes de gastos extraordinarios adoptados por diversos gobiernos, el pronóstico a largo plazo no es favorable, agregó. Esos pronósticos apuntan a un crecimiento del 1% en el Producto Interno Bruto en la zona del euro para el 2010, frente a un 2% en Estados Unidos y más de un 4% en Asia, agregó.

"Con este crecimiento enclenque no podemos mantener el modelo social europeo o reducir nuestra deuda pública", insistió el primer ministro en una conferencia en la que participan políticos y empresarios en el balneario italiano de Lago Como.

Fillon dijo que la deuda pública de los 10 países más ricos del G-20 aumentó de 78% de su PIB en el 2008 a casi un 100% este año.

Aunque parte de esa cuantía será reducida automáticamente cuando comience de lleno la recuperación económica, Fillon pidió una mayor coordinación en Europa para evitar el riesgo de una "espiral de la deuda que pronto arrebatará nuestro destino de nuestras manos". Recomendó continuar las gestiones para reducir el gasto público e insistió que ello debería ser una tendencia europea.

El primer ministro francés dijo que "los errores denunciados por todo el mundo hace seis meses han reaparecido, en particular el desconsiderado pago de compensaciones". Agregó que las regulaciones y supervisión que están siendo adoptados en Europa deberían ser extendidos a todos los países del G-20.

Los países europeos han presionados para que sean limitadas las bonificaciones pagadas a los banqueros, por considerar que favorecen la adopción de excesivos riesgos, como los que motivaron la presente crisis. Empero, la iniciativa ha sido recibida fríamente por Estados Unidos y en la reunió que efectúan en Londres los ministros de Hacienda del G-20.

Los economistas y políticos asistentes al Foro Ambrosetti advirtieron que no debe ser festejado aún el fin de la crisis económica ante los indicios de una modesta recuperación.

El presidente italiano Giorgio Napolitano, que abrió la sesión del sábado con un discurso transmitido desde su oficina en Roma, dijo que la crisis "tendrá graves consecuencias en el mercado laboral durante los próximos meses".

Napolitano, que goza de gran influencia en Italia pese a que su cometido como presidente sea mayormente ceremonial, pidió a Europa que adopte una posición unida cuando el mundo intenta crear nuevas instituciones financieras.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes