Venezuela enfrenta la mayor crisis eléctrica de la región

CARACAS (AP). El acelerado descenso en los niveles de agua que enfrenta la represa del Guri, la principal generadora de electricidad del país y la falta de fuentes alternas de energía para suplir el déficit de las tres hidroeléctricas que alimenta el embalse, han encendido las alarmas en Venezuela ante el riesgo de un colapso eléctrico.

Venezuela, a pesar de tener cuantiosas riquezas minerales en sus suelos que la han convertido en una potencia energética, hoy padece una crisis eléctrica, que es considerada por los analistas como la mayor de la región y que se ha visto agravada por la falta de planificación y el despilfarro de las inversiones públicas.

El presidente Hugo Chávez sostiene que el déficit de electricidad es consecuencia de una prolongada sequía que se ha dado en las principales represas del país, y responsabilizó de esa situación al fenómeno climático de El Niño que se presenta en el Océano Pacífico, y al calentamiento global.

El profesor de Economía Petrolera de la Universidad Central de Venezuela, Víctor Poleo, afirmó que no hay "correlación de causa-efecto" entre el fenómeno de El Niño y los problemas del déficit de energía en el país, y aseguró que Venezuela enfrenta los mayores problemas en materia de electricidad en la región.

Con excepción de Ecuador, que viene aplicando desde noviembre pasado un racionamiento eléctrico de hasta cuatro horas diarias debido a una sequía que en el sur del país, que afectó la central hidroeléctrica de Paute, ninguna de las naciones de la región ha denunciado situaciones de déficit eléctrico por razones climáticas como en Venezuela.

En Colombia y Honduras los cambios climáticos sólo han generado deficiencias en el servicio de agua.

La favorable situación de Perú en materia de recursos hídricos y energéticos le permitió a finales de año pasado vender electricidad a Ecuador.

Las aguas del Guri vienen bajando a un ritmo de nueve centímetros por día, lo que ha llevado la cota de la represa a 261 metros sobre el nivel del mar. De acuerdo a estimaciones oficiales publicadas por la prensa, el embalse podría entrar en colapso si llega a la cota de 240 metros.

La represa del Guri, ubicada en el estado suroriental de Bolívar, alimenta las centrales hidroeléctricas del Guri, Caruachi y Macagua que generan 73% de la electricidad del país.

"Nunca habíamos visto una situación tan degradada, tan arruinada del sector eléctrico", dijo Poleo a la AP al denunciar el deterioro de algunas instalaciones como la termoeléctrica de la ciudad central de Valencia, que "está operando al 20% porque no hay gas"; y la termoeléctrica de Planta Centro, la mayor de Sudamérica, que sólo tiene funcionando "una turbina a duras penas".

El académico, quien formó parte entre 1999 y el 2001 del Ministerio de Energía, negó que la crisis del sector sea consecuencia de la falta de inversiones en los 11 años de gobierno de Chávez, e indicó que "hubo dinero" pero fue utilizado "desordenadamente" debido a que "no hubo planificación".

El gobierno dice que ha invertido alrededor de 16.500 millones de dólares desde el 2002 en el sector eléctrico para atender un creciente consumo que se ha elevado en 25% desde hace un lustro.

El ministro de Energía Eléctrica, Angel Rodríguez, dijo a inicios de semana al diario El Mundo que las inversiones públicas no se han reflejado debido a que los proyectos eléctricos son "hacia el mediano y largo plazo", y porque el país tuvo un "crecimiento económico impresionante" entre el 2004 y 2007.

"Hubo despilfarro, hubo corrupción", expresó Poleo al asegurar que "de cada 100 dólares que se le entregó a generación y transmisión, solo 24 ó 30 dólares fueron ejecutados".Ante el déficit de energía, el gobierno debió recurrir a partir del segundo semestre del 2009 a un racionamiento eléctrico en varios estados del país que implicó cortes de luz no programados de cuatro horas diarias en promedio, de acuerdo a estimaciones de la mayor cámara de empresarios.

El racionamiento generó protestas callejeras de usuarios y llevó a algunas empresas e industrias a reducir sus jornadas laborales, situación que se reflejó en la caída de 2,9% que sufrió la economía al cierre del 2009.

La situación de riesgo en la que entró la represa del Guri llevó al gobierno a intensificar este mes el racionamiento. Es así como se impusieron reducciones en los horarios de las tiendas de los centros comerciales y se obligó a los sectores residenciales, comercios e industrias a reducir en 20% en el consumo mensual de energía.

Para ahorrar energía el Ejecutivo también cerró algunas líneas y celdas de las empresas estatales Aluminio del Caroní S.A (Alcasa), Industria Venezolana de Aluminio C.A. (Venalum) y la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), que son importantes en la industria de la construcción local.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes