Vinculan la hambruna con la crisis financiera mundial

Irlanda(AP). Gran parte de la humanidad está consumida por el temor a la recesión y el desempleo. Pero para casi 1,000 millones de personas, el temor es más básico: no tener nada para comer.

Expertos de Africa, Europa y Estados Unidos reunidos en Dublín en una conferencia para combatir el hambre en el mundo dijeron, hoy miércoles, que esos dos temores están relacionados: la caída en la recesión que experimentan los países más ricos del mundo contribuye a la desnutrición de los más pobres.

La conferencia comienza el jueves, el Día Mundial del Alimento de las Naciones Unidas.

Los expertos en desarrollo dicen que una comunidad global capaz de aportar cientos de miles de millones de dólares para apuntalar los bancos debería estar dispuesta a comprometer una fracción de esa suma para combatir la hambruna. Unos 970 millones de personas sufrirán hambre en el año venidero, en comparación con unos 920 millones el año pasado.

Los expertos temen que los donantes aduzcan la depresión financiera como motivo para no hacer más.

"Los pobres son por lo general olvidados. Pienso que lo van a ser todavía más", dijo el economista estadounidense Jeffrey Sachs, experto en desarrollo del Tercer Mundo y asesor del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

"Aun durante los años del auge era imposible avanzar en este asunto. Por eso, ahora que atravesamos tiempos peores, ¿me preguntará si es difícil? Siempre lo ha sido. Y punto", dijo en una entrevista con la AP.

"La gente que tiene lo que necesita para sobrevivir debería estar dispuesta a invertir el 1 por ciento de su ingreso para ayudar a quienes no tienen lo que necesitan para sobrevivir. Pero esto ha sido imposible de lograr durante décadas, tanto en los malos como en los buenos tiempos", afirmó. "El motivo es inevitable como deprimente. A la gente no le importa la gente a la que no puede ver y que está muriendo".

Sheila Sisulu, subdirectora del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, dijo que los líderes mundiales deberían ver la lucha contra la desnutrición como algo vinculado a la lucha para mantener a flote el sistema financiero mundial. Ambas, dijo, propenden a la paz y la estabilidad.

"Esta voz por los hambrientos y los pobres tiene que oírse simultáneamente con la crisis del mundo desarrollado, preocupado por sus portafolios de acciones", agregó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes