Zapatero congela su sueldo y anuncia austeridad

MADRID (AP). El presidente del gobierno español anunció el lunes la congelación de su salario y el de otros altos cargos del gobierno, como parte de un plan económico de austeridad puesto en marcha para combatir la desaceleración económica que afecta al país.

José Luis Rodríguez Zapatero reconoció que la economía española crecerá menos de un 2% durante este año, en comparación con el 3,8% de 2007. El presidente predijo "un crecimiento débil a corto plazo, pero no un estancamiento duradero".

Durante la presentación de un informe sobre la situación económica, Zapatero explicó que también pretende estimular la economía facilitando la puesta en marcha de cualquier iniciativa empresarial.

La congelación salarial prevista en el plan, junto a una reducción del 30% en la oferta pública de empleo, entrará en vigor en 2009 y está previsto que las medidas se prolonguen durante un año.

El sueldo de Zapatero es de 92.000 euros al año (unos 143.000 dólares), mientras que sus ministros ganan 81.000 euros (126.000 dólares). El salario medio en España roza los 17.000 euros (unos 31.000 dólares). En cualquier caso, el jefe del ejecutivo poder gana bastante menos que algunos jueces e incluso que ciertos alcaldes de ciudades españolas.

Esta congelación salarial incumbe al propio Zapatero y a otros altos cargos de empresas públicas, pero no afectará a funcionarios judiciales ni a los parlamentarios del Congreso, según aclararon fuentes de la presidencia.

La economía española ha vivido más de una década de crecimiento económico sostenido, pero recientemente enfrenta momentos difíciles, sobre todo por la crisis del sector de la construcción, el auténtico motor del desarrollo español.

La venta de viviendas se ha desplomado en los últimos meses, debido a los intereses cada vez más altos y a las dificultades que imponen los bancos en la concesión de hipotecas, motivados por la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos.

Zapatero fue reelegido para un segundo mandato en marzo a pesar de las alarmas de recesión económica y en abril anunció un plan para reactivar la economía, en el que invirtió 10.000 millones de euros (unos 16.000 millones de dólares).

La medida estelar de este plan fue la devolución individual de 400 euros (620 dólares) en impuestos a más de 16 millones de trabajadores y jubilados.

Otras ayudas fueron la asignación de dinero a las empresas constructoras para la creación de viviendas subsidiadas y la aceleración del papeleo para aprobar obras públicas.

Más salvaje que nunca llega la 6ta temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes