Sin consenso el rescate a automotrices estadounidenses

WASHINGTON (AP) Los opositores al rescate financiero para la industria automotriz calificaron al ramo como un "dinosaurio" cuyo "día de ajuste de cuentas" se acerca, mientras que los demócratas se comprometieron el domingo a hacer todo lo posible para que el plan gubernamental de rescate financiero contemple a estos fabricantes.

Las compañías han solicitado 25.000 millones de dólares del paquete de rescate al sector financiero, el cual alcanza un total de 700.000 millones, aunque los simpatizantes del respaldo a General Motors Corp., Ford Motor Co. y Chrysler LLC han propuesto una reducción en la cantidad destinada al rescate con el fin de asegurar que el Congreso lo apoye.

Los demócratas del Senado piensan presentar una iniciativa el lunes en la que adjuntarían el plan de rescate para las automotrices a la propuesta aprobada por la Cámara de Representantes, la cual amplía los apoyos por desempleo. Se espera que la votación con respecto a esta propuesta se realice pronto, e inclusive podría ser el miércoles.

Una alternativa propuesta por la Casa Blanca permitiría a las compañías automotrices tomar los 25.000 millones de dólares en préstamos preaprobados para diseñar autos más eficientes en el consumo de combustible y para emplear el dinero con el fin de atender sus necesidades más inmediatas.

Los demócratas en el Congreso se oponen al plan de la Casa Blanca, al que califican como corto de miras.

La mayoría demócrata necesitará al menos una decena de votos de los republicanos en el Senado para evitar que los oponentes frenen su medida, asumiendo que todos los demócratas la apoyaran. El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, puso en duda la magnitud del apoyo demócrata a un rescate a las automotrices en un comunicado difundido el domingo.

"El silencio en las filas demócratas en torno al asunto ha sido abrumador", dijo McConnell.

Hasta ahora dos republicanos han dado su apoyo abierto a la propuesta. Varios más, incluyendo al senador Norm Coleman, han indicado que podrían aceptar un rescate bajo condiciones estrictas.

Los senadores Richard Shelby y Jon Kyl señalaron que sería un error utilizar cualquier cantidad del plan de rescate gubernamental para canalizarlo a las compañías automotrices, pues la ayuda financiera sólo servirá para prolongar la agonía del ramo.

"Las compañías desaparecen todos los días y otras las remplazan. Creo que esta es una vía que no debemos tomar", expresó Shelby, el republicano más importante del Comité de Asuntos Bancarios, Urbanos y de Vivienda del Senado.

"No están fabricando los productos adecuados", dijo. "Tienen buenos trabajadores, pero no creo que tengan buenos gerentes. No innovan. En cierta forma son un dinosaurio".

Kyl, el segundo republicano de mayor relevancia en el Senado, agregó: "Darles 25.000 millones de dólares no cambia nada. Eso sólo aleja unos seis meses el día en que tendrán que rendir cuentas".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes