El gas ruso y crisis del Medio Oriente dividen a Europa

BRUSELAS (AP). La razón de esa actitud podría deberse a los desafíos que encara Europa y la imposibilidad de hablar con una sola voz.

Intereses nacionales contradictorios siempre fueron un obstáculo para que el bloque presente una respuesta coordinada, problema exacerbado y tipificado a la vez por la imposibilidad de Europa de adoptar una constitución que la dote de un presidente y un ministro de Relaciones Exteriores con poderes ejecutivos reales.

En el conflicto del gas, Alemania tiene un interés vital en no irritar a Moscú, y la canciller Angela Merkel dijo otrora que considera a Rusia "un suministrador de energía fiable".

Ello se debe a que ambos países trabajan en la construcción de un gasoducto en el lecho del Mar Báltico, evitando así a Ucrania con la esperanza de obtener un suministro de gas más fiable.

Merkel, que el viernes se reunió en Berlín con el primer ministro ruso Vladimir Putin para dialogar sobre energía, se ha mostrado menos acomodaticia con Moscú que su predecesor Gerhard Schroeder, que defendió el proyecto cuando ocupó el cargo y hoy es presidente de la empresa ruso-alemana que lo encabeza. Empero, Merkel ha continuado defendiendo el proyecto y considera a Rusia el elemento clave en la seguridad energética alemana.

Mientras tanto, los nuevos miembros de la UE que proceden del bloque oriental, piden una posición contundente ante Moscú: al contrario que otros vecinos ricos occidentales, se han quedado sin calefacción durante la crisis del gas, lo que volvió a traer a la memoria la prepotencia rusa durante la época soviética.

Tras recibir esta semana al presidente ucraniano Viktor Yushchenko, su colega polaco Lech Kaczynski dijo sin rodeos que "no veo que Ucrania tenga la culpa de esto".

Los polacos se han opuesto tajantemente al gasoducto del Báltico porque también evitará su territorio _ lo que desató temores de que podría quedar aislada de una crucial fuente de energía.

En el Medio Oriente, la diplomacia de la EU en la crisis de Gaza ha sido secuestrada por la actuación singular de varias naciones: En las últimas semanas, tanto el presidente francés Nicolas Sarkozy como el ministro alemán de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier acudieron a la región en misiones de paz que causaron acusaciones de pavonearse.

"Existe una posición uniforme europea en el Medio Oriente, el problema reside en la completa falta de coordinación", dijo profesor Thomas Risse, especialista en ciencias políticas de la Universidad Libre de Berlín.

"Se pisan los callos unos a otros ... (y) el Medio Oriente es demasiado delicado y complicado para utilizarlo con fines oportunistas para el consumo interno".

El Centro para la Reforma Europea con sede en Londres indicó que la UE tendrá poca ascendencia sobre Israel hasta que el bloque demuestre que puede desempeñar un cometido de seguridad relevante.

"Muchos líderes israelíes creen que la UE no tiene mucho que ofrecer para mejorar su seguridad y por lo tanto prestan poca atención a la UE en tiempo de crisis", dijo el CRE en un informe difundido la semana pasada.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes