Un año después, persiste el temor en EU por economía

WASHINGTON ( AP). Un año después de que Wall Street estuviese al borde del colapso, siete de 10 estadounidenses aún no confían en que el gobierno federal haya tomado las medidas necesarias para impedir otro desplome del sector financiero, de acuerdo con un sondeo de The Associated Press-GfK.

Incluso una proporción mayor _ 80% _ dice que las condiciones de la economía son malas y la mayoría se preocupa por su capacidad de llegar con suficiente dinero a fin de mes.

El pesimismo es el trasfondo para el presidente Barack Obama en momentos en que trata de mostrar al sector financiero como cada vez más confiado y presiona al Congreso, donde los demócratas gozan de mayoría, para que adopte nuevas regulaciones bancarias.

El estado de ánimo de la ciudadanía representa además un reto para elementos centrales del temario de Obama. La mitad de los encuestados dijeron que la reducción del déficit debería ser la prioridad antes que el incremento de gastos en el sistema de salud, la educación o la exploración de fuentes alternativas de energía.

" Conozco a mucha gente que no tiene seguro médico y no puede costear la atención médica", dijo Judy Purkey, una abuela de 57 años de Tennessee, que ha criado a cuatro nietos y vive gracias a pagos por invalidez, pero añadió que " la economía está tan mal que lo que está sucediendo es pedirle peras al olmo".

El presidente, en una entrevista transmitida por la cadena televisiva CBS el domingo, reconoció el dilema de la gente.

" Se trata de un ambiente económico muy difícil. La gente se siente preocupada", dijo. " Creo que es absolutamente justo decir que la gente ha comenzado a sentir el costo".

Aún así, los estadounidenses en general no hacen responsable a Obama por la recesión ni las condiciones precarias del sector bancario.

Solamente uno de cada cinco encuestados dijo que Obama tenía responsabilidad por la recesión. Cincuenta y cuatro por ciento responsabilizaron al ex presidente George W. Bush y 19% al predecesor demócrata de éste, Bill Clinton.

Las instituciones financieras cargaron con el peso de las críticas: 79% de los encuestados dijeron que bancos y otras instituciones que hicieron préstamos riesgosos merecen gran parte de la culpa.

Sesenta y ocho por ciento dijeron que el gobierno federal es responsable por no regular adecuadamente los bancos y 65% culparon a las personas que solicitaron préstamos que no podían pagar.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes